Estira y afloja

Pemex deberá bajar precios

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) emitió diversas resoluciones para implementar metodologías que permitan determinar los precios de venta de primera mano (VPM) por parte de Pemex de petroquímicos, gasolinas, diésel, gas —LP y natural— y otros hidrocarburos.

El propósito es simple: que existan prácticas competitivas en el mercado ante la apertura y la autorización de importaciones de esos hidrocarburos a precios más bajos que los ofrecidos por la empresa productiva del Estado. Como Pemex ya no es monopolio, se busca evitar que lo sean ahora empresas particulares.

Esas disposiciones también son para que, de acuerdo con las condiciones y precios de los mercados internacionales, Pemex pueda disminuir las tarifas de VPM a los distribuidores y éstos, a su vez, a los consumidores. Este es el camino para evitar que la petrolera pierda a todos sus clientes por la baja de precios en la competencia abierta.

Los particulares, sobre todo de la frontera norte, ya realizan importaciones de gas LP y de gasolinas. Es probable que en mayo los consumidores finales vean los beneficios de baja de precios en varios hidrocarburos.

Víctor Figueroa, presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas del Interior (Adigas), comentó que durante 70 años se compró gas LP a Pemex. "Se abrió la frontera en enero y ya hay importaciones desde Tijuana a Matamoros, con precios menores a los de Pemex hasta de 35 por ciento".

En México son vendidas 600 mil toneladas mensuales de gas LP a un precio por kilo de 14.60 pesos, o sea, ingresos por 9 mil 50 millones de pesos. "Sabemos que Pemex importa alrededor de 30 por ciento, pero desconocemos cuánto adquieren particulares".

Los 64 socios de Adigas con presencia en 25 entidades ya crearon la comercializadora GLP Trade Gas para aprovechar la apertura. "Distribuimos 74 mil toneladas, 14 por ciento nacional, y buscamos los mejores precios de importación y/o negociamos ahora con Pemex condiciones similares o mejores a las que encontramos en el exterior, gracias a las modificaciones de la CRE".

–¿La baja de precios ya la aprecian los consumidores finales?

–Todavía no porque los ajustes en el mercado llevan tiempo. Hay precios diferenciados y hay que esperar a que Pemex se ajuste a la competencia. Nosotros pedimos a la CRE y a la Comisión Federal de Competencia que aprueben reglas de transición para adaptarnos al nuevo escenario. No pedimos subsidios o protección a la ineficiencia, sino tiempo, porque falta infraestructura, por ejemplo.

Hay más.

jesus.rangel@milenio.com