Estira y afloja

Los Chico Pardo y Slim

El reporte mensual de la española TTR-Transactional Track Record sobre el mercado de fusiones y adquisiciones en México para octubre revela que “mostró cierta desaceleración en su actividad”. Hubo 16 operaciones por un monto de 3 mil 99 millones de dólares.

Esa tendencia cambiará con toda seguridad para el informe de noviembre, porque se tendrá que registrar el acuerdo de ATT y Grupo Salinas para adquirir toda la red móvil de Iusacell, por un total de 2 mil 500 millones de dólares y 8.6 millones de suscriptores. La operación despertó todo tipo de expectativas. Los estadunidenses fueron socios de Carlos Slim Helú y conocen todos sus secretos tecnológicos, y tienen como socio al ex presidente del consejo de Telmex, Jaime Chico Pardo, quien podría encabezar el proyecto México.

Hay que recordar que Fernando Chico Pardo, hermano de Jaime, también fue brazo derecho de Slim Helú en toda la creación del Grupo Financiero Inbursa, mediante la casa de bolsa Inbursa. De hecho sigue como accionista, aunque su actividad central está ahora en el grupo aeroportuario Asur.

Jaime, en su paso dentro de Telmex, actuó como elemento clave del desarrollo tecnológico y la apertura hacia el exterior de Telmex y América Móvil. Es un estratega nato.

¿Por qué Slim Helú dejó ir a los hermanos Chico Pardo? No hay que buscarle mucho, porque Slim ha impulsado en los puestos clave a sus hijos y familiares. Dicho de otra forma, los Chico Pardo ya no podían subir más dentro de la estructura familiar.

Bueno, en lo que va del año, TTR registró 186 operaciones de fusiones y adquisiciones, y superó las efectuadas en todo 2013, cuando se contabilizaron 175 transacciones. Entre las más destacadas de este mes se encuentra el cierre de la adquisición realizada por la mexicana Alsea, de 71 por ciento del capital social de la española Grupo Zena, por un importe de 344.57 millones de dólares.

Cuarto de junto

Las secuelas del huracán Odila en Los Cabos no han terminado. Para muchos trabajadores la tragedia continúa, y a la pérdida de pertenencias o del trabajo, porque muchos centros labores no han reabierto, ahora tienen que agregar la voracidad de sus líderes sindicales. El viernes pasado, autoridades de la Comisión Nacional del Empleo entregaron a los trabajadores del Hotel One and Only una ayuda para sostenerse, porque no se ve para cuándo reabrirá. Pero al recibir sus cheques de 2 mil 500 pesos, su líder, Alberto Rentería, los obligó a endosar los documentos a su cuenta.

jesus.rangel@milenio.com