Estira y afloja

Cambio o "apagones" masivos

Bill Clinton convocó hace 20 años a la primera Cumbre de las Américas en Miami, y ahora, mediante su fundación, invita a la reunión Future of the Americas: crecemos juntos, en la que participarán líderes de empresas, entidades filantrópicas, gobiernos y universidades de América Latina y el Caribe, Canadá y Estados Unidos.

Entre los invitados están Carlos Slim Helú, en su calidad de presidente de la fundación que lleva su nombre, y Angélica Fuentes, presidenta de Grupo Omnilife. También asistirán el presidente colombiano, Juan Manuel Santos; el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza; el presidente del BID, Luis Alberto Moreno; el presidente del Grupo Cisneros, Gustavo Cisneros; el presidente de NRG Energy, David Crane, y Emilio y Gloria Estefan, de Estefan Enterprises, entre otros.

La cita será otra vez en Miami los días 10 y 11 de diciembre, y uno de los temas a tratar se refiere a la energía, la infraestructura y el medio ambiente, sectores que serán “decisivos para asegurar el progreso económico en el siglo XXI”.

La discusión de ese tema será encabezado por el presidente del BID bajo los siguientes lineamientos: se requiere aumentar la capacidad de generación eléctrica en aproximadamente 40 por ciento, o 150 gigavatios para 2025, lo que significa invertir más de 200 mil millones de dólares, sin tomar en cuenta el capital adicional para mantener la capacidad actual y las redes adicionales de transmisión y distribución.

Frente al hecho de que la infraestructura dista mucho de ser uniforme en toda América Latina y el Caribe, “se necesita hacer un cálculo de las inversiones para cerrar las brechas tanto a escala nacional como regional”, por lo que “se requiere una base de datos intersectorial y propuestas de inversión concretas”.

Por lo pronto, para el corto plazo se parte del reconocimiento de “poner en marcha proyectos grandes para asegurar el suministro de electricidad”, lo que “exige un proceso de planificación que pueda prever las necesidades futuras”.

El análisis previo del sector señala que existe la posibilidad de que la región “pueda quedarse pronto sin la capacidad excedente de generación hidroeléctrica que se instaló hace décadas”, por lo que es necesario emprender proyectos que aseguren la generación de electricidad, y su transmisión y distribución a largo plazo. “No hacerlo puede dar lugar a apagones masivos”.

La inversión privada será una piedra angular vital para enfrentar el reto, y en México ya se dio el cambio.

jesus.rangel@milenio.com