Estira y afloja

Bajar impuestos al trabajo, agenda del FMI

La reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional en Washington será crucial para recomponer políticas monetarias y fiscales, a fin de retomar la senda del crecimiento. El tema de Estados Unidos y su revisión al alza en las tasas de interés estará en el ojo del huracán.

Las discusiones en el comité monetario que encabeza Agustín Carstens, el gobernador del Banco de México, serán determinantes para delinear el camino. La tesis que impera es aprovechar la caída en los precios del petróleo para recomponer la política fiscal e incentivar el crecimiento en la industria manufacturera, por ejemplo.

Seguramente el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, hablará de los nuevos impuestos a las gasolinas y el diésel, así como la reducción de subsidios, que han permitido sustituir parte de la caída de los ingresos fiscales por la baja en el precio del crudo de exportación.

Escuchará la tendencia a favor de reducir los impuestos al trabajo para promover el empleo y disminuir los subsidios para tener margen de acción a favor de políticas sociales, entre ellas educación y salud.

Le recuerdo que la semana pasada el empresario Carlos Slim Helú opinó, en la Cumbre Empresarial de las Américas, que el empleo es la mejor fórmula de distribuir el ingreso y combatir la pobreza, porque genera impuesto precisamente para atender la salud, la educación y la infraestructura.

Ayer, la Organización Mundial de Comercio (OMC) comentó que el intercambio mundial de mercancías crecerá 3.3 por ciento en 2015 y 4 por ciento en 2016, y que estas tasas siguen muy por debajo del promedio anual de 5.1 por ciento registrado desde 1990.

El comercio, pues, no es la herramienta clave para potenciar el crecimiento económico. Por eso demanda “eliminar medidas proteccionistas, mejorar el acceso a los mercados y evitar políticas que distorsionen la competencia”.

La OMC reiteró ayer que EU aplica políticas discriminatorias a México en materia de atún y esa acción limita el desarrollo de esta industria. Es la milésima ocasión que condena a EU y hasta ahora no pasa nada. Este tipo de acciones es precisamente las que critica la OMC.

¿Qué afecta al comercio mundial? La OMC destaca las fluctuaciones en los tipos de cambio, entre ellas la apreciación del dólar; las divergencias en las políticas monetarias en EU y Europa; las tensiones geopolíticas por la crisis de Ucrania, los conflictos en Medio Oriente y en África Occidental; y el desequilibrio en el crecimiento económico, entre otros.

A México también le afecta ese embrollo.

jesus.rangel@milenio.com