Estira y afloja

El BID y la infraestructura en México

El gobierno mexicano negocia con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) una línea de financiamiento flexible para promover infraestructura productiva en el país. El total del proyecto es por mil millones de dólares, pero en su primera etapa se utilizarán 300 millones.

De aprobarse la solicitud, el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) será el organismo ejecutor del primer programa financiero para el impulso de los mercados del gas, la cogeneración y la energía renovable.

El BID parte de la identificación del problema existente. Dice: “México tiene importantes carencias en cuanto a su dotación de infraestructuras (entendidas en sentido amplio como carencias en cantidad o calidad, y en cuanto a todos los sectores tradicionalmente calificados como infraestructuras: carreteras, puertos, ferrocarril, generación, transporte y distribución de energía y comunicaciones)”.

Señala que el análisis “es corroborado por los indicadores comparativos usuales. Por ejemplo, el déficit acumulado a lo largo del tiempo ha colocado al país en la posición número 47 del Índice de Desempeño Logístico del Banco Mundial 2012 respecto a 155 países”.

El Banco Mundial actualizó este indicador para 2014 y México retrocedió a la posición 50 de un total de 160 países.

El análisis del BID también revela que la baja provisión de infraestructura respecto al nivel óptimo que se requiere tiene fallas por el doble rol asumido históricamente por el Estado en este campo, “el de planificador y el de financiador” y la reducción de la inversión pública en este campo.

Y aunque la inversión privada ha crecido en este renglón para “compensar la reducción del tamaño del sector público, el resultado aún no se traduce en una mejora de los indicadores de competitividad relacionados con la infraestructura”.

Hay que agregar a este problema, el relacionado con la escasez de crédito disponible en la economía en su conjunto por parte de la banca privada y el mercado de valores.

El objetivo del financiamiento es proveer de mecanismos adecuados para el financiamiento de las infraestructuras productivas de empresas privadas o mixtas cuya fuente de repago provendrá proviene del flujo de caja del proyecto. Banobras usará los recursos para apalancar inversión en sectores donde aún no se encuentra un financiamiento adecuado para los inversionistas privados.

Se busca eficiencia energética y control de las emisiones de CO2 con proyectos gasistas de transporte y almacenamiento, troncal y capilar, de cogeneración y de energía renovable.

jesus.rangel@milenio.com