Estira y afloja

BID condiciona crédito a México

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) condicionó el otorgamiento del crédito aprobado a México por 600 millones de dólares para fortalecer las finanzas públicas del país. Los candados tienen que ver con temas sensibles, como la prohibición de compras y prácticas relacionadas con la corrupción.

En el contrato suscrito el pasado 21 de junio por Alberto Torres García, titular de la Unidad de Crédito Público de la SHCP, y Verónica Zavala Lombardi, representante en México del BID, se precisa que los recursos obtenidos por el financiamiento no se podrán utilizar para gastos en bienes suntuarios, armas y bienes para uso de las fuerzas armadas, entre otros.

También se establecen “prácticas prohibidas”, que incluyen acciones de corrupción, fraude, coerción, colusión y obstrucción. En caso de ser necesario, se podrán realizar denuncias penales.

Según el documento, “práctica corrupta” consiste en ofrecer, dar, recibir o solicitar, directa o indirectamente, cualquier cosa de valor para influenciar indebidamente las acciones de otra parte; una “práctica fraudulenta” es cualquier acto u omisión, incluida la tergiversación de hechos y circunstancias, que deliberada o imprudentemente engañen, o intenten engañar, a alguna parte para obtener un beneficio financiero o de otra naturaleza o para evadir una obligación.

Una “práctica coercitiva” consiste en perjudicar o causar daño, o amenazar con perjudicar o causar daño, directa o indirectamente, a cualquier parte o a sus bienes para influenciar indebidamente en las acciones de una parte; una “práctica colusoria” es un acuerdo entre dos o más partes realizado con la intención de alcanzar un propósito inapropiado, lo que incluye influenciar en forma inapropiada las acciones de otra parte; y una “práctica obstructiva” consiste en

“destruir, falsificar, alterar u ocultar deliberadamente evidencia significativa para la investigación o realizar declaraciones falsas ante los investigadores, con el fin de impedir materialmente una investigación del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo sobre denuncias de una práctica corrupta, fraudulenta, coercitiva o colusoria; y amenazar, hostigar o intimidar a cualquier parte para impedir que divulgue su conocimiento de asuntos que son importantes para la investigación o que prosiga la investigación”.

Asimismo, es “todo acto dirigido a impedir materialmente el ejercicio de inspección del BID y los derechos de auditoría previstos en este contrato”.

jesus.rangel@milenio.com