Estira y afloja

Alcoholímetro y radares de velocidad

En el Diario Oficial de la Federación de septiembre pasado se publicó la nueva lista de instrumentos de medición que de forma obligatoria deben ser verificados. Ahí se incluyen los aparatos que se utilizan para el alcoholímetro, los radares de control de velocidad, higrómetro para granos y medidores de flujo para aguas nacionales claras y residuales.

La Secretaría de Economía es la responsable de la publicación y ahí se puede observar que en estos cuatro casos no hay norma oficial mexicana. La que se aplica es internacional o rige en Estados Unidos.

Ahora, la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) tendrá que acreditar a los que harán la evaluación de los aparatos y equipos correspondientes para determinar si cumplen con la nueva obligatoriedad, y determinar si esos instrumentos sirven o no para los fines en que se utilizan.

El punto es saber si se cumple con las normas o no, y esto deberá corresponder a la Profeco. De hecho, ahí se podrán interponer demandas en caso de que se compruebe que esos aparatos no son confiables para los ciudadanos o no sirven, y si las multas aplicadas fueron improcedentes. Todo un tema.

Se estima que hay 2 mil aparatos de alcoholemia y 3 mil pistolas de radar de velocidad. Los gobiernos federal y estatales son los responsables de los instrumentos que se utilizan.

La idea de la nueva lista es asegurar transacciones comerciales justas, y si los instrumentos de medición son adecuados y confiables. Aquí juega un papel central la EMA, para evitar prácticas comerciales en perjuicio de los consumidores.

Por cierto, hay instrumentos que se verifican en otros países y en México no. En Alemania están los tanques de almacenamiento, las cisternas de transporte de combustible en vehículos, termómetros; en Argentina los termómetros clínicos eléctricos digitales, medidores de petróleo y sus derivados, surtidores de nafta, keroseno y gasolina, instrumentos para el control de la medición de la molienda de trigo y los vasos graduados.

En España están medidores de niveles de sonido, contadores para máquinas de juego, instrumentos de medición clínica, esfigmomanómetros (presión de la sangre) y en Francia las placas de orificio, medidores de calor, odómetros, tacómetros e instrumentos de longitud.

Se ha avanzado, pero insisto, falta mucho.

La EMA ya recibió los lineamientos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos para mediciones de áreas petroleras, pero aún no se ha presentado una empresa para buscar su acreditación.

jesus.rangel@milenio.com