Estira y afloja

Ahora sí, litros de a medio

Ahora que ya regresaron los estudiantes a la escuela y se acabaron las fiestas del periodo Guadalupe-Reyes, seguramente se tomará conciencia en todas las familias de que ya no se puede comprar lo mismo con los ingresos que se tienen. Se tendrán que destinar más recursos por un aumento en los precios de todo tipo de productos.

La diferencia es que este incremento en los precios es resultado de los nuevos impuestos que se aplican a cientos y miles de productos de consumo común, desde refrescos hasta todo aquello que tenga azúcar. Cálculos iniciales hablan de que por lo menos se tendrá que pagar 8 por ciento más en promedio por comprar lo mismo que se adquiría el año pasado, y hay que decir que en diciembre se elevaron los precios en general por lo menos 6 por ciento.

Esto es parte de una estrategia de las empresas productoras y distribuidoras. Los productores elevaron sus cotizaciones en diciembre para que este año la Procuraduría del Consumidor no aplique sanciones por prácticas abusivas de mercado. Esta situación se daría si además de aplicar el impuesto establecido aumentaran los precios este año.

Banamex estima, en su encuesta sobre expectativas, que en diciembre la inflación anual cerrará en 3.94 por ciento, frente al 2.72 por ciento inicial; para enero espera una tasa mensual de 0.86 por ciento, que anualizada significa 4.41 por ciento. En ambos casos es reflejo de la política de precios seguida.

Las empresas tienen otras estrategias a implementar este año, a sabiendas de que el consumidor disminuirá sus compras y de que se fortalecerán los esquemas de promociones, recompensas, vales o cupones. Se espera que varios productores abandonen segmentos de mercado y ofrezcan sus mercancías en menor tamaño.

Esto significa que, por ejemplo, empresas de lácteos dejen de vender yogur o que se distribuya aceite de medio litro o un rollo de papel de baño y no paquetes de cuatro; que desaparezcan los six de cerveza o que las presentaciones actuales sean más pequeñas.

Todo esto por una razón: que ya no se podrá comprar lo mismo, con los mismos recursos.

Llama la atención que Walmart de México, la principal cadena de tiendas de descuento en el país, registró apenas un crecimiento de 3.3 por ciento en ventas durante 2013, sobre todo porque en diciembre el incremento fue de 3 por ciento. Sin duda la situación seguirá en 2014 y, en todo caso, si hay mayor crecimiento en el monto de ventas, la razón será una: el aumento de precios derivado de los cambios en el pago de impuestos.

jesus.rangel@milenio.com