Estira y afloja

AT&T, la redefinición en telecomunicaciones

Randall Stephenson, presidente de AT&T, presentó ayer su informe anual de actividades a los inversionistas de la multinacional, y en la tercera página se puede leer este mensaje: ¡Bienvenido México!

El 16 de enero pasado la poderosa empresa de telecomunicaciones compró GSF Telecom (Iusacell y Unefon) por un total de mil 875 millones de dólares, y por una cantidad similar entró en pláticas con NII para adquirir Nextel México, negocio que espera concluir a mitad de año, una vez que se reciban las aprobaciones de las autoridades regulatorias.

Al cierre de este año, cuando concluyan las adquisiciones de DirectTv y Nextel México, “seremos una compañía diferente”, porque la mezcla de ingresos se diversificará más, y estarán por encima de los competidores con la integración de nuevos productos y servicios.

AT&T ofrecerá servicios empresariales (de cable e inalámbricos), que se convertirán en el principal renglón de ingresos; los servicios de tv e internet en Estados Unidos ocuparán el segundo lugar; la movilidad del consumidor de EU será el tercero (aproximadamente 20 por ciento de los ingresos totales) y México y América Latina tv serán los sectores de ingresos más pequeños, pero con “más rápido crecimiento”.

De esa forma, la empresa de Stephenson tendrá una mayor diversificación de servicios, clientes y penetración geográfica. “Seremos una nueva clase de empresa, una que redefinirá lo que una compañía de comunicaciones es y lo que hace”.

Quienes reciban los servicios de la telefónica tienen que saber que bajo este esquema AT&T tendrá la capacidad de entregar video en cualquier dispositivo, una base diversificada de servicios con plataformas de tecnología móvil, rápida y altamente segura.

En México hay una explosiva demanda de servicios de internet móvil con todos los beneficios asociados, y se aplicará el modelo que se sigue en EU con redes móviles de alta velocidad.

El mensaje del empresario señala que buscan oportunidades de inversión donde la regulación y el clima económico están bien. “Creemos que ese ambiente ahora existe en México”, ante los cambios legales y regulatorios sobre la materia.

“Una vez que complementemos las adquisiciones con Nextel de México, rápidamente construiremos un negocio móvil de clase mundial en un país con una fuerte perspectiva económica, un creciente comercio de clase media y cercanos lazos culturales y geográficos con Estados Unidos”.

Con el dólar fuerte pueden pagar con pesos deteriorados más negocios dentro del territorio nacional.

jesus.rangel@milenio.com