Un ojo al gato

"Los invictos"

¡Es bueno hacer deporte!

Bien sabemos que el deporte puede ayudar de manera física, psicológica y socialmente a los heridos, lastimados o enfermos. Sin embargo, ¿cómo se reconoce el esfuerzo de los soldados que han conocido el verdadero horror del combate y debido a eso se han visto obligados a cambiar su forma de vida?

Me queda claro que todos esos hombres y mujeres que han salido adelante son personas inconquistables, representan el espíritu de los heridos, lastimados y caídos y son un ejemplo claro de lo que son capaces de hacer después de las lesiones.

De esta manera, en el 2013 nace la idea en Inglaterra de honrar las acciones y fortaleza de estos hombres por medio del deporte y se fundan los "Juegos Invictos", los siempre victoriosos. Los competidores de estos juegos son hombres y mujeres que han hecho sacrificios por su país; son padres y madres, esposos y esposas que han puesto sus vidas en la línea de acción y, debido a eso han tenido heridas que les han cambiado la vida.

Así fue que en el 2014 se celebraron los primeros juegos en Londres, los cuales pretenden por este medio inspirar la recuperación, pero al mismo tiempo apoyar y generar un mayor entendimiento y respeto por los heridos y los enfermos.

Una de las cosas que se han visto en estos juegos es la solidaridad, en cuanto el primer ganador llega a la meta, se voltea para aplaudirle y echarle porras al último, o incluso cuando un equipo se toma de las manos para que ninguno llegue en primer lugar, pero tampoco en segundo. Definitivamente creo que en estos juegos se puede ver lo mejor del espíritu humano.

Estoy segura que los soldados que se encuentran, o se encontraban, en las líneas de combate han visto lo peor de la humanidad, pero al mismo tiempo no tengo la menor duda que de han sido testigos de experimentar la mejor parte de ella.

Este fin de semana, se celebran los juegos en Orlando del 8 al 12 de mayo; definitivamente trataré de seguir esta actividad, ya que creo que puedo aprender más de la fortaleza de estos hombres y mujeres que han sacrificado tanto, han visto y vivido cosas tan terroríficas, y sin embargo:

¡Son capaces de ver lo mejor de la vida!