Un ojo al gato

“Ten cuidado... el ático”

¿Qué es lo primero que te enseñan en las películas de terror? 

Bueno, las películas que yo he visto, me han enseñado solamente una cosa ¡bajo ninguna circunstancia subas al ático!, porque lo más seguro es que si eres una persona curiosa, empezaras a revisar todo lo que hay ahí, encontrarás pertenencias de un alma en pena y entonces despertaras su furia. Y lo más seguro es que después de días de tormento todos los que viven contigo terminen muertos y tú terminaras viviendo tranquilamente. ¿O me equivoco?

Pues algo diferente sucedió en Francia hace dos años, resulta que en una casa empezaron a tener una gotera y decidieron que para arreglarla la manera más fácil de llegar a la azotea era por el ático, ahí diría yo…. ¡advertencia, no entres!, toda historia de terror empieza por una gotera o por un ruido. Para su sorpresa la puerta del ático no se abría fácilmente, ahí nuevamente diría yo... ¡me quedo con la gotera!, pero ellos decidieron derrumbarla.

Para su sorpresa… no pasó nada, sin embargo se encontraron una pintura, la cual se caracterizó por su crudeza y realidad, ya que esta imagen muestra a una mujer decapitando a un hombre…definitivamente esto suena a una historia de terror.

Para mi sorpresa esta pintura es de inspiración bíblica, la cual nos muestra a Judit  o Giuditta, serenamente decapitando al general Holofernes (Oloferne), después de ser seducida por él y al lado de ella se encuentra su sirvienta, la cual se percibe nerviosa.

Después de reparar la imagen se estima que el valor real esté alrededor de los 120 millones de euros, ya que por la técnica que tiene se cree que fue pintada en los años de 1604 o 1605 por Caravaggio y, de acuerdo a los estudios realizados al cuadro los expertos están considerando que por lo menos llevaba 150 años escondido en el ático.

A pesar de que la autenticidad del mismo todavía no se comprueba, muchos de los expertos que han tenido el privilegio de ver este cuadro no tienen la menor duda de que la técnica de óleo plasmada corresponde al gran artista italiano.

Nuevamente la historia nos sorprende porque todavía tenemos la oportunidad de ser testigos de nuestro pasado. Pero lo que puedo ver con mayor claridad, es que… ¡Todo puede pasar en un ático!