Un ojo al gato

“Adiós al manglar”

¡Todos somos verdes!

Se estima que se ha perdido aproximadamente un 35% de los manglares en todo el mundo.

Ahora bien ¿qué es un manglar? Es una formación vegetal leñosa, densa, con árboles de uno a 30 metros, estos brindan un gran servicio al ambiente, ya que son zonas de alimentación, refugio y crecimiento de juveniles crustáceos, alevines, entre otros animales pero no solamente eso, sino que también actúan como barreras contra huracanes, controlan la erosión, protegen las costas, mejoran la calidad del agua al funcionar como filtro y contribuyen al mantenimiento de procesos naturales como el nivel del mar; estos son solamente algunos de los beneficios. ¡Maravilloso!

Y a lo mejor con esta pequeña descripción, no nos queda muy claro ¿qué es un manglar?, pero ahora sabemos que son importantes para el medio ambiente ¿o no?

Desde 2010, la ley mexicana prohíbe la destrucción de éstos, sin embargo, Tajamar, fue la excepción, pues hace uno días, arrasaron contra ese manglar en Quintana Roo, un total de 78 hectáreas fueron destruidas con la finalidad de desarrollar aproximadamente 3 mil 600 viviendas, oficinas, áreas comerciales y una iglesia católica que al parecer tendrá la cruz más alta en todo Latinoamérica.

Las agrupaciones ambientalistas, advirtieron a las autoridades gubernamentales correspondientes, ellos se limitaron a comentar que no podían hacer nada ya que era propiedad privada; y de esta manera el 15 de enero entraron al manglar, 150 vehículos, entre bulldozer y camiones de volteo, acompañados por granaderos de la policía municipal y estatal.

Ahora el daño está hecho, muchos animales murieron y los sobrevivientes ahora están sin refugio y alimento, árboles y plantas han muerto entonces ¿qué se puede hacer?

Posiblemente los ambientalistas seguirán peleando por evitar que se realicen las construcciones, sin embargo el daño ya está hecho, la naturaleza ha sido destruida, y para volver a ver un manglar en Cancún, tendrán que pasar muchos muchos años.

Si las autoridades hubieran estado interesadas en proteger su ecosistema no hubieran escoltado a la empresa en esos horarios; sin embargo ahora me es inevitable pensar que para algunos políticos, ¡el interés personal va antes que el pueblo!