Golpe bajo

¿Para qué votar?

Como candidatos son: tiernos, inteligentes, atentos, tolerantes, redentores; sonríen, apapachan a la gente, sostienen del brazo a los abuelitos que caminan por la calle, juegan con los niños en los actos de campaña y dan obsequios.

Cuando son diputados federales: aprueban gasolinazos, votan por leyes que favorecen a los grandes empresarios y atentan contra los derechos laborales, usan camionetas de lujo con vidrios polarizados, para no ser molestados por la ‘plebe’.

La ficción: como candidatos usan discursos que enamoran a los electores, a quienes prometen servir tres años.

La realidad: cuando son legisladores federales venden sus votos al presidente de la República y a los grupos en el poder, y por varios millones de pesos a sus cuentas bancarias, olvidan que llegaron a la Cámara de Diputados por el electorado.

Los candidatos no tienen palabra, no son ellos cuando buscan el voto de la gente. En su publicidad electoral impresa, en televisión y en Internet aparecen más blancos de piel, sin arrugas, más delgados.

Desde campaña mienten, no muestran lo que realmente son, sino lo que quieren aparentar.

Los candidatos por Puebla, no tienen el mínimo propósito de llegar al Congreso de la Unión para impulsar leyes que beneficien a los electores.

Los candidatos por Puebla son títeres y súbditos de políticos de primer nivel. La nominación como abanderados, obedece a una estrategia con miras al 2016 y el 2018.

Los del PRI buscan tener mayoría en la Cámara de Diputados y no afectar los intereses del grupo en el poder.

Los del PAN y PRD sirven a un proyecto político con miras a la Presidencia de la República, que de ganar, serán operadores políticos desde la Cámara de Diputados y desde la capital del país.

Los de MC y Panal llevan la encomienda de mermar votos a los del PRI.

Los de Morena obedecen a un proyecto presidencial de un tabasqueño, que va por su tercera elección y está enfrentado al PRI, PAN y PRD.

¿Así dicen nuestras autoridades, de los diferentes niveles de gobierno, que no meterán las manos en el proceso electoral?

¿Alguien recuerda una ley o reforma que haya beneficiado en los últimos años a los habitantes?

¿Alguien ha mejorado su salario o su poder adquisitivo en los últimos tres sexenios con el trabajo de los diputados?

Y así las autoridades electorales llaman a los mayores de 18 años a votar este año, para combatir el abstencionismo.

tirzoivan@gmail.com