Golpe bajo

La violencia de varios colores

No es concebible el nivel de violencia en Tehuacán, donde el pasado sábado fueron asesinados el empresario José Manuel Herrero Arandia y su esposa Cristina Carbajal.

Como sucede en estos casos, los políticos salieron a crucificar a quien es la autoridad en turno. Los dirigentes del PAN y Movimiento Ciudadano en ese municipio pidieron la destitución de la alcaldesa Ernestina Fernández, emanada del PRI.

No es para menos, la violencia ha superado la paz y el orden de los habitantes.

No es el único municipio gobernado por el PRI donde hay inseguridad. Lo mismo sucede en Coronango con la alcaldesa Hermelinda Macoto, donde de forma reciente hubo homicidios y una mujer descuartizada, cerca de la autopista México- Puebla.

La violencia no lleva solo los colores del PRI, también la hay en los municipios administrados por Acción Nacional, Movimiento Ciudadano y los emanados de la mega coalición encabezada por el PAN y el PRD.

En San Pedro Cholula, a finales de noviembre fue asesinado el trabajador de un café Internet de nombre Adrián Ortega, de 21 años de edad.

La averiguación previa 935/2014 especifica que el joven cumplía con su jornada laboral cuando delincuentes ingresaron para matarlo y robarle el dinero.

El 8 de noviembre también en San Pedro Cholula, hombres armados asaltaron el bar “El Trébol”, donde acabaron con la vida de uno de los comensales.

El edil de San Pedro Cholula José Juan Espinosa es emanado de Movimiento Ciudadano y respaldado por una coalición impulsada por el PAN y el PRD.

En San Andrés Cholula, el 7 de noviembre hombres armados acribillaron a una mujer de 50 años de edad en la junta auxiliar de San Rafael Comac, municipio de San Andrés Cholula, para robarle 150 mil pesos.

En San Andrés el edil  Leoncio Paisano Arias es militante del Partido Acción Nacional.

Las escenas de violencia no son exclusivas de un municipio, ni de un color. En la misma ciudad de Puebla son más recurrentes las balaceras y los robos con violencia, con personas fallecidas.

Falta congruencia de quienes politizan la violencia y hacen exclusiva la inseguridad de un solo lugar. Tehuacán no debe ser el único foco de atención en Puebla.

ivan.tirzo@milenio.com