Golpe bajo

La vida galante a las calles

La clausura de casas de citas como una medida para reducir el sexoservicio es una medida que reforzaron funcionarios municipales en la ciudad de Puebla.

La acción pareció un éxito en los últimos meses, en una metrópoli con un Centro Histórico sin sitios de prostitución, idea que podía presumirse.

Pero el éxito fue a medias, porque de hace unas tres semanas a la fecha hay más mujeres en la calle ejerciendo el viejo oficio.

Después de las 6:00 de la tarde hay presencia de mujeres con faldas cortas y pantalones entallados sobre calles como la 3 Norte, la 6 Poniente y 8 Poniente, que discretamente ofrecen sus servicios.

Alrededor de las 8:00 de la noche hay féminas que hacen lo mismo en la zona de Analco, sobre la 3 Oriente entre 12 y 14 Sur, con un bolso en mano, en espera de que hombres detengan su auto y bajen el cristal.

Luego de las 10:00 de la noche y hasta casi las 2:00 de la mañana sobre la 2 Poniente en esquina con 15 Norte, 17 Norte y 19 Norte hay mujeres y travestis.

Cuando pasan las patrullas se esconden en vecindades que están a un costado de viejas refaccionarias.

Algunas mujeres que ejercen la prostitución dirigen a los varones en condominios de un edificio blanco de la 2 Poniente y 15 Norte y otras plantean ir a otros sitios.

Esas imágenes están a la vista, a pesar de la oscuridad, es difícil no ver cuándo un hombre se acerca a una mujer y empiezan a negociar.

Y la presencia de sexoservidoras en la vía pública ha ido en aumento desde que quedó claro que no serán reabiertas las casas de citas clausuradas en la zona céntrica de la ciudad.

¿Será que están enterados los titulares de las Secretarías de Gobernación y de Seguridad, Guillermo Aréchiga y Alejandro Santizo? O ¿Será que no quieren ver el problema?

Como sucede con el tema de ambulantes que a pesar de los mega proyectos del maestro Aréchiga, la calle 8 Poniente está invadida de informales.

¿Qué resultados maquillados entregan los secretarios a su jefe? En el tema del sexoservicio seguramente presumen que acabaron con el problema, pero no les caería mal darse una vuelta por la ciudad para encontrarse con la realidad.