Golpe bajo

Los regalos del líder del SNTE 23 a la esposa

No cabe duda que ser líder de un sindicato, es uno de los mejores empleos a los que se puede aspirar. No hay que rendir cuentas a los agremiados, ni a ninguna autoridad fiscalizadora.

En pleno proceso de renovación en las secciones 51 y 23 del SNTE, siguen saliendo casos de corrupción y nepotismo en la 23, que dirige Emilio Salgado Néstor.

Emilio se anticipó al proceso interno y movió sus influencias para que su esposa Francisca mejorara el sueldo, con un mejor cargo.

Ella era profesora al inicio del año 2016, pero hace seis meses vino el primer movimiento. En la nómina del sector educativo fue incorporada como académica de telesecundaria.

Unas semanas después fue nombrada directora en la misma telesecundaria ubicada en una localidad de la región de Cholula. Al día de hoy, los tres profesores de esa institución educativa están hartos de la prepotencia de la señora.

Francisca estuvo comisionada casi 14 años para no trabajar, pero ha cobrado puntualmente su sueldo desde el 2002.

Los periodos sindicales en los que estuvo comisionada fue con los secretarios generales Jesús Huerta, tres años y medio; con Jorge Rodríguez Méndez, tres años más; con Erick Lara, otros cuatro años; y con su marido Emilio Salgado Néstor, tres años y medio.

La señora pasó de ganar alrededor de 6 mil a casi 14 mil pesos mensuales con su cargo como directora.

Profesoras que llevan décadas tratando de mejorar sus condiciones laborales, no se explican cómo es que la SEP autorizó el movimiento de Francisca, quien no hizo el examen de oposición.

Este examen en México suele constar de varias pruebas: psicotécnicas, desarrollo de temas, supuestos prácticos, idiomas, para evaluar la aptitud y capacidad de los aspirantes.

Francisca no solo gana más y tiene una mejor posición, sino que tiene a su servicio la camioneta Jeep, de color gris, que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación entregó a Emilio Salgado, para el uso de los maestros.

Los privilegios de los que ha gozado han llevado a Emilio a creer que puede heredar el cargo a sus allegados, a Alejandro Ariza, quien hace unos años fue encarcelado, por un accidente en el que se vio involucrado; y si no es él, a José Luis González "El Pillín".

En cuatro años como líder sindical metió a 15 de sus familiares en lugares administrativos en el sector educativo. ¡Viva la impunidad!

ivan.tirzo@milenio.com