Golpe bajo

La plusvalía de los conflictos limítrofes

No cabe duda que la plusvalía pesa a la hora de definir los límites territoriales.

En el año 2013 el Congreso del Estado tomó como elementos el decreto de 1962 y un estudio elaborado por la Udlap, UNAM, UAP y la Libre de Derecho para definir el conflicto territorial entre la ciudad de Puebla y San Andrés Cholula.

Los diputados locales de la LVIII Legislatura se opusieron aquella vez en una consulta, para que fueran los ciudadanos quienes escogieran a qué municipio pertenecer.

Esta semana se dio a conocer que sí habrá consulta para definir los límites entre Puebla y Amozoc.

Y se aclaró que el método se encuentra establecido en el marco de la Ley de Delimitación Territorial de Municipios del Estado Libre y Soberano de Puebla, denominado “Solución de Controversias bajo el Principio de Autocomposición”.

Eso significa que existe el principio de acuerdo de delimitación que obra a favor de la certidumbre de miles de ciudadanos que hoy se encuentran en esta franja que ocasiona que muchas veces no exista claridad de quién es la autoridad obligada de prestar los servicios.

Es una consulta popular conforme a la convocatoria que habrá de emitirse y en la que podrán participar los ciudadanos que cuenten con credencial para votar con fotografía y que habiten en los polígonos de conflicto de los límites territoriales.

Los argumentos son resolver la problemática social y de servicio que involucra una franja de 16 kilómetros cuadrados, para lo cual se llevará a cabo una consulta popular ciudadana para su aprobación.

Cuando fue el tema de Puebla con San Andrés Cholula evitaron la consulta, a pesar de que San Andrés lo planteó.

En el año 2013 la ciudad de Puebla se quedó con la zona de Angelópolis, el Centro Integral de Servicios (CIS), Parque del Arte, Metropolitano, Las Lajas, Paseo del Río Atoyac, el fraccionamiento La Vista, el Complejo Cultura Universitario y el Tecnológico de Monterrey.

Los fraccionamientos y zonas comerciales de mayor plusvalía se quedaron para la capital.

Como Amozoc no tiene un Angelópolis y fraccionamientos como La Vista, los gobernantes se muestran democráticos y dejan que los ciudadanos elijan a dónde pertenecer.

tirzoivan@gmail.com