Golpe bajo

No paga la Sedesol a sus brigadistas 

Desde su origen, la Cruzada Contra el Hambre ha tenido más desatinos que aciertos en Puebla. Su operación comenzó tarde, los supuestos beneficiarios desconocen el programa y, ahora, los brigadistas contratados para recorrer localidades acusan que la Sedesol adeuda sus compensaciones económicas de cuatro meses.
La brillante fórmula para combatir la pobreza en México, emprendida desde la Secretaría de Desarrollo Social, se anunció en enero de 2013 para atender 14 municipios prioritarios en el caso de Puebla.
Pero fue hasta agosto cuando por fin la titular de la Sedesol, Rosario Robles, arrancó la Cruzada en San Andrés Azumiatla, junta auxiliar de la ciudad de Puebla.
De los municipios poblanos incluidos en la Cruzada, sus habitantes desconocían hace tres meses que la Sedesol levantara algún censo para elaborar la lista de personas a ser atendidas.
Un par de correos recibió este reportero de jóvenes que, aseguran, fueron contratados como brigadistas por la delegación de la Sedesol Puebla, para recorrer los 14 municipios, pero desde julio no reciben remuneración por su trabajo.
Los jóvenes recordaron que fueron contratados 490 brigadistas en esta entidad, entre pasantes y egresados de licenciatura de la UAP, a quienes se les prometió un sueldo de 5 mil pesos mensuales.
Los brigadistas han reclamado por la falta de pago, pero han sido advertidos que si hacen público el adeudo, entonces serán despedidos y sin su sueldo.
Asimismo afirmaron que gente de la Sedesol les ha hecho firmar recibos por el cobro de sus salarios, pero sin recibir dinero.
Puebla no es el primer caso de brigadistas que pasan por esa situación. Algo similar enfrentan egresados de licenciatura en el estado de Guerrero.
En Puebla se expresan de forma anónima en redes sociales. Incluso ya crearon una cuenta de Twitter denominada “Cruzada con hambre”, como remedo de la Cruzada contra el Hambre, en la que exigen sus cuatro meses de compensación económica.
A través de la cuenta han pedido a la titular de la Sedesol, Rosario Robles, y al delegado en Puebla, Juan Manuel Vega Rayet, que haya una solución.
A nivel nacional, la Sedesol contrató a 12 mil jóvenes brigadistas como promotores comunitarios, para realizar diversas actividades entre las que destacan el levantamiento de encuestas, así como trabajos de formación de los Comités respectivos en las localidades.