Golpe bajo

Matrimonios se adueñan de los cargos públicos

Pareciera que entre los más de 110 millones de mexicanos no hay hacia dónde voltear a ver para postular a los mejores candidatos.

En Puebla, de unos años a la fecha, los partidos candidatean matrimonios, o es primero la esposa y luego el marido, o viceversa, unos con éxito y otros no.

Claro está que todos tienen legítimos derechos de contender en una elección, aunque no parezca muy sana la herencia de poder entre parejas. Hay matrimonios que se prestan a los intereses de gobernantes y, sin hacer campaña, son colocados en posiciones clave para obtener diputaciones por la vía plurinominal.

En este año electoral esa ambición fue más que vista.

Mónica Rodríguez Della Vecchia, esposa del diputado local del PAN, Pablo Rodríguez, está en la lista de plurinominales por la cuarta circunscripción de Acción Nacional, con una curul casi asegurada en la Cámara de Diputados.

Liliana Castillo Terrero, legisladora federal por Cholula, heredará su lugar en agosto próximo a su marido Miguel Ángel Huepa, el chapulín mayor de Puebla, diputado federal electo por el mismo distrito.

Lo mismo sucede con los que hacen negocio político y económico con los pobres en Puebla. La legisladora federal del PRI, Soraya Córdova Morán, dejará su cargo este año, pero su esposo Juan Manuel Celis Aguirre, líder estatal de Antorcha Campesina, rendirá protesta como diputado federal por la coalición PRI-Verde.

Casos de herencia frustrada también los hay. El legislador federal del PRI por Texmelucan, Carlos Sánchez, logró que su esposa, Angélica Salazar, fuera candidata a diputada este año por el mismo distrito y el mismo partido político, y fue derrotada por el panista Rubén Garrido.

Nancy de la Sierra fue postulada por el PRI como candidata a diputada federal por el distrito de Teziutlán, donde fue vencida por el panista Juan Pablo Piña. Ella es esposa del presidente municipal de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa Torres, militante de MC.

Y hay más casos como el de Álvaro Alatriste, que fue edil de Tehuacán y ahora su esposa Ernestina Fernández ocupa el cargo.

Todo viene a colación porque Martha Sahagún quería ser la sucesora de su esposo Vicente Fox; Margarita Zavala anunció que buscará la Presidencia de la República en el 2018, siguiendo el ejemplo de su marido Felipe Calderón. Sólo falta que Angélica Rivera quiera ser la sucesora del presidente Enrique Peña Nieto.

tirzoivan@gmail.com