Golpe bajo

El #JuniorAntorcho y su mamá

El robusto joven baja la ventanilla de la lujosa camioneta Touareg Volkswagen 2014, color blanco, y contesta con desprecio a los agentes de Tránsito.

La prueba da tercer grado de alcohol. Él dice que no le pueden hacer nada porque su mamá es muy influyente.

Los policías no lo dejan ir hasta que vayan por él, hacen a un lado la camioneta para no obstruir el operativo alcoholímetro. El muchacho toma el celular y hace una llamada.

La mamá no tarda en llegar, estaciona otra camioneta de lujo en la avenida Juárez de la ciudad de Puebla.

Es ya la madrugada del 12 de julio de 2014. La madre se molesta porque detuvieron a su muchachito. Quiere reprender a los oficiales, dice que es diputada federal.

Pide que le entreguen a su hijo y la camioneta. Los agentes viales no se inmutan. No dan trato especial a la dama a pesar de su investidura.

Ella acepta lo que establece el reglamento de tránsito y que tiene que pagar la multa de su bebé. Saca una tarjeta bancaria y la entrega a un oficial. ¡Sorpresa! El uniformado le dice que su plástico no tiene fondos. Uno de sus acompañantes le pasa el dinero y cubre la infracción.

Un familiar se lleva la Touareg con placas de circulación TYD8477 del estado de Puebla y ella sube al joven –al que ya le está haciendo resaca la fiesta en el antro- a la otra unidad.

Los oficiales toman imágenes de la unidad, para que la dama no luego quiera desmentir la detención del hijo en el alcoholímetro.

La camioneta lleva en el medallón una publicidad del defensor nacional de los pobres, Aquiles Córdova, y de los 40 años que cumplió su organización.

La camioneta que llevaba el junior tiene el reporte de seis fotomultas “no pagadas” en los últimos dos meses, por 765, 1,339, 1,339, 3,507, 3,507 y 765 pesos, por exceder los límites de velocidad en la autopista a Atlixco y en la avenida del Niño Poblano.

Las multas corresponden a los días 24 de mayo (1), 5 de julio (2), 6 de julio (2) y 13 de julio (1). La velocidad más alta fue de 155 kilómetros por hora.

El caso del junior y su mamá no sería algo novedoso en un operativo alcoholímetro, sino es porque el muchacho es hijo de la diputada federal Soraya Córdova.

Las pruebas del bochornoso suceso para la legisladora son las fotografías y videos que tomaron los agentes de vialidad.