Golpe bajo

José Juan y sus aliados

La bipolaridad política de José Juan Espinosa no es de ahora, sino de hace cinco años. Un día es el aliado y al otro es el edil desafiante y la piedra en el zapato del señor de los cerros.

En esa bipolaridad se ha hecho aliado de los enemigos del mandatario.

Es el típico político que practica el arte de convencer, enamorar y traicionar, para lograr poder político y económico. Fue diputado local, ahora es edil de San Pedro Cholula. En sus aspiraciones está una senaduría y la gubernatura.

La bipolaridad ha funcionado hasta hoy. No siempre da resultados positivos.

El edil tiene abiertos dos frentes con dos personajes que no olvidan. Al inicio del año criticó la iniciativa de Eukid Castañón, por impulsar la penalización del graffiti y hace unos días cuestionó al mandatario por el recorte de participaciones a San Pedro Cholula.

En el 2010, en su carácter de dirigente estatal de Convergencia, se volvió el gran aliado de la mega coalición que venció al PRI en Puebla.

En 2011 vino el primer enfrentamiento con el señor de los cerros. En ese año se destapó un escándalo que lo involucró con la extorsión a ediles emanados del antes llamado partido Convergencia y del PAN y se difundieron audios en los que se escuchaba condicionando a la ex alcaldesa de Cholula, Dolores Parra.

Por órdenes del de arriba, en el Congreso de Puebla se planteó su desafuero como diputado local.

Andrés Manuel López Obrador y Dante Delgado fueron sus salvadores.

AMLO en una gira por Puebla respaldó públicamente al JJ. Dante negoció con el señor de los cerros para echar abajo el proceso de desafuero.

En los años 2012 y 2013 coqueteó nuevamente con el de arriba, lo defendió de los ataques que salían de los yunquistas.

Fue así que el mandatario aprobó la candidatura común por la alcaldía de Cholula, impulsado por Movimiento Ciudadano y por la coalición Puebla Unida (formada por PAN, PRD, PANAL y Compromiso por Puebla).

Hace poco amenazó con presentar una denuncia, por el recorte de participaciones a su municipio y criticó que “pareciera que no tienen llenadera”.

Al JJ lo han visto en reuniones con Eduardo Rivera, Leonor Popócatl para hacer pactos políticos y se dice que fue uno de los promotores para que Ana Teresa Aranda fuera candidata a diputada por el PRI-Verde, para hacer enojar al gobernador.

 

  tirzoivan@gmail.com