Golpe bajo

Las Interceptor involucradas en 99 choques

Cada cuatro días policías municipales chocan una patrulla Interceptor, o los uniformados desconocen la potencia de los motores, o no saben dónde está el freno, o quieren volver a la época en que las unidades oficiales eran vochos.

De diciembre de 2014 a diciembre de 2015, la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Puebla registró 99 choques en los que resultaron siniestradas las patrullas Interceptor.

La administración municipal adquirió 50 patrullas, lo mejor que ha tenido esta ciudad en vehículos de seguridad, con un inversión de 25.3 millones de pesos, cada una a un precio promedio de 500 mil pesos.

En el oficio número SECAD/ST/005/2016 de la Secretaría de Administración puede leerse que en diciembre de 2014, cuando entraron en operación, se registraron tres choques. En todo el año 2015 fueron 96 colisiones.

Si solo son 50 Police Interceptor y hay 99 choques registrados, eso quiere decir que cada unidad ya tuvo dos choques, en promedio, y que todas ya fueron llevadas al taller para su reparación.

Tampoco hay que señalar a todos los policías, hay automovilistas que causaron los accidentes. El hecho es que hay 99 choques con estas unidades, en percances como el del 31 de mayo de 2015, cuando dos oficiales a bordo de la Interceptor P-006 se pasaron la luz roja del semáforo en el cruce de la 19 Poniente y 3 Sur en la colonia El Carmen.

En ese hecho hubo cuatro lesionados, entre ellos dos tripulantes de un vehículo particular y los policías Jesús Aguilar y Pascual Hernández.

No solo son las Interceptor, cualquier modelo de vehículo es chocado por los policías. De diciembre de 2014 a diciembre de 2015, la Secretaría de Administración registró 517 laminazos o serios percances de unidades de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal.

Eso refleja que cada 36 horas es chocado un vehículo de la dependencia. Del total que se menciona, tres son "blancos", 469 "patrullas" en general y 99 "Police Interceptor".

La dependencia puede justificar que los policías chocan en cumplimiento de su deber, en emergencias. No estaría mal un curso de manejo, para que los 'polis' respeten los señalamientos de vialidad y para que no den un uso distinto para lo que fueron compradas, como cuando son utilizadas para el cachondeo; esa es otra historia.