Golpe bajo

Estudiantes vulnerables a secuestros

“Terribles coincidencias”. Tres estudiantes fueron secuestrados en lo que va del año 2015 en territorio poblano. Solo en un caso la jovencita fue rescatada con vida, en los otros dos fueron asesinados.

Los hechos son para que autoridades y sociedad hagan una reflexión. Algo está saliendo mal, los jóvenes que estudian ahora son más vulnerables a ser víctimas de la delincuencia.

El primer caso fue reportado el 9 de enero en la localidad de San Miguel Tenextatiloyan del municipio de Zautla, donde sujetos armados privaron de su libertad a una estudiante.

La joven de 18 años de edad estuvo en cautiverio tres semanas en Chimalhuacán, estado de México, y por quien pedían un rescate de 25 millones de pesos.

En ese hecho, una de las líneas de investigación fue la venganza de Justino Modesto. De acuerdo a la averiguación previa CDI/01/2015/DGICD, en el pasado, dicho sujeto pidió a un comerciante de Zautla el financiamiento para su campaña como candidato, pero al negarse, plagió a la hija.

El 6 de febrero fue secuestrado el estudiante de la preparatoria Tec campus Puebla, Sebastián Préstamo, por tres de sus compañeros.

El cuerpo del joven de 18 años de edad fue encontrado el día 11 del mismo mes en Xalapa, Veracruz.

El estudiante fue asesinado horas después por tres menores de edad, dos de ellos fueron detenidos y con una sentencia de siete años en el Centro de Internación Especializado para Adolescentes.

El 17 de abril fue plagiada Isarve Cano Vargas, estudiante de la facultad de Psicología de la UAP, presuntamente por tres amigos en la ciudad de Tehuacán. El cadáver de la joven fue encontrado el 19 de mayo en avanzado estado putrefacción en el municipio Coxcatlán.

El secretario General de Gobierno, Jorge Cruz Bermúdez, sostuvo ayer que los casos donde fueron asesinados los dos estudiantes son “terribles coincidencias”.

Sea o no sea así, algo debe hacerse para que estas situaciones no sigan repitiéndose. En años anteriores se conocieron casos de universitarios agredidos o asesinados cerca de sus escuelas, víctimas de robo. Como fue el caso de una estudiante de la Upaep a la que un delincuente le cortó un dedo para quitarle el celular.

El tema es un asunto que involucra a las autoridades, a los padres de familia y a las universidades.

tirzoivan@gmail.com