Golpe bajo

Elecciones federales, el negocio de los partidos pequeños

Queda claro que en Puebla sólo dos partidos políticos tienen presencia en las elecciones a diputados federales. En los procesos 2006, 2009 y 2012, PAN y PRI ganaron y se dividieron el pastel electoral, y son los mismos que el próximo domingo disputarán en las urnas de los 16 distritos.

En este año participan 10 partidos políticos, dos de estos formaron una alianza: PRI-PVEM. Los 10 institutos arrancaron la elección con 130 candidatos a legisladores federales por el estado de Puebla, incluidos dos abanderados independientes, los primeros en la historia de la entidad.

Si en Puebla las elecciones a diputados es de dos partidos, ¿Qué hacen en la contienda 2015 ocho más? ¿En qué beneficia a los poblanos que el 80% de los partidos hagan una pasarela de abanderados desconocidos y reciclados del PRI?

En este año, los partidos recibieron más de 196 millones en prerrogativas.

En ciertos casos, como Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza, hacen campaña para no perder el registro. Con esa intención inyectan recursos públicos a las campañas de sus candidatos. ¿Apoco cree el choro de los representantes de estos partidos, José Juan Espinosa y Gerardo Islas, que sus candidatos van a ganar?

El PVEM negocia siempre al mejor postor, alguna vez lo hizo con el PAN y últimamente con el PRI, lo que le permite obtener posiciones en el Congreso de la Unión.

El PRD lucha para no ser alcanzado por Morena y, sobre todo, para ayudar al PAN en disminuir votos al PRI.

En Morena se trabaja sobre un objetivo, posicionar la imagen de quien se siente el redentor del siglo en México, AMLO.

Hay otros partidos que no figuran. Ahí están el del Trabajo, Humanista y Encuentro Social.

Así como estos partidos, en cada elección hay nuevos partidos, con distintos nombres que no figuran, que no duran más de un año.

Esos partidos también reciben prerrogativas de las autoridades electorales y en las calles es nula la campaña que hacen sus candidatos, sin propaganda, sin recorridos por ningún lado.

Hay partidos pequeños que toman como negocio los procesos electorales para recibir prerrogativas, que son de los impuestos de los ciudadanos, y que simulan que hacen campaña, pero que el dinero se va a la bolsa de sus dirigentes.

¿No sería mejor tener menos partidos políticos y darle mayor espacio a los independientes?

tirzoivan@gmail.com