Golpe bajo

Ediles se fueron antes de la entrega

La falta de tacto político, la ambición y la burla son factores por los que ediles electos para el periodo 2011-2014 no terminarán sus gestiones.

Los municipios en esas condiciones son Teziutlán, Guadalupe Victoria, Tlatlauquitepec, San Andrés Cholula, San Martín Texmelucan, Coronango y Acatzingo.

El que por burla no cerrará es Porfirio Loeza Aguilar, en Tlatlauquitepec. El 25 de enero de 2014 solicitó licencia al Cabildo para separarse del cargo; lo hizo a 20 días de que concluyera su gestión. En su lugar quedó el alcalde interino Pedro Augusto Jiménez.

Loeza fue destituido el 28 de septiembre de 2011 por el Congreso del Estado. Sin embargo, la pasada Legislatura no dio seguimiento a la revocación y dejó que siguiera 16 meses más en el cargo, tras prestarse a una estrategia política en Puebla, para lograr la renuncia de Víctor Manuel Hernández Quintana, en el antes llamado Órgano de Fiscalización Superior.

Miguel Ángel Huepa no concluyó su periodo como alcalde de San Andrés Cholula, por su ambición a obtener una diputación de 4 años y 8 meses. Su ausencia provocó que el municipio perdiera los límites territoriales con Puebla y creciera la inseguridad con los dos ediles que quedaron en su lugar, Andrés Cóyotl (suplente) y Jesús Romero (interino).

Otro que por ambición no terminó su periodo fue Carlos Sánchez Romero, quien abandonó su cargo de edil en San Martín Texmelucan para contender por una diputación federal. La vacante fue cubierta primero por la regidora de Gobernación, Jazmín Alonso, y luego por el presidente suplente Teodoro Ixtlapale. Las consecuencias fueron para los ciudadanos.

En Guadalupe Victoria, el Felipe Cortés solicitó licencia en noviembre de 2013, tras la ingobernabilidad que causó la inseguridad en el municipio, donde hartos de esa situación, los pobladores quemaron la Presidencia, una casa del edil, y seis vehículos –algunas fueron patrullas-.

En Teziutlán, Carlos Peredo Grau solicito licencia para dejar su cargo por tiempo indefinido en octubre de 2013. Él justificó que fue por asuntos personales. Sin embargo, en el municipio se difundió una presunta huída. El año anterior su esposa contendió por la alcaldía, pero perdió.

En Acatzingo, el edil Eliseo Zayas fue encarcelado en marzo de 2012 por proteger a su escolta que disparó y mató a un poblador. El político quedó en libertad el año anterior.

En Coronango, Efraín Titla no ha regresado a la administración luego de vencer el periodo de la licencia que separó para separarse del cargo en diciembre pasado, debido a la ingobernabilidad en el municipio.