Golpe bajo

¿Diferentes García Ramírez, Youshimatz, Arango y Estrada?

Vaya que los azules y los tricolores tienen tela de dónde cortar para atacarse. El miércoles fue difundida la versión de la supuesta captura de Javier García Ramírez en París, Francia.

La Fiscalía General del Estado de Puebla informó anoche que no ha recibido notificación de autoridades federales o internacionales para confirmar la detención.

García sigue siendo el más buscado de los colaboradores del ex gobernador Mario Marín Torres. En su contra está vigente una orden de aprehensión por los delitos de enriquecimiento ilícito y peculado.

De las irregularidades que detectó la actual administración al ex secretario de Obra Pública Estatal, es la construcción de La Célula en la zona de Oriental, con una inversión de 450 millones de pesos, que fue magna obra del marinismo y quedó como elefante blanco.

El segundo marinista más buscado en su momento fue Alfredo Arango García, ex secretario de Salud, quien fue detenido en el 2012 y fue a la cárcel unos meses, por el delito de enriquecimiento ilícito y por una denuncia del actual gobierno.

¿Qué diferencia hay entre estos dos tricolores a los azules que fueron inhabilitados y encarcelados en el año 2015?

Basta recordar a Manuel Youshimatz Sotomayor, quien era director del Instituto Poblano del Deporte, y fue exhibido en redes sociales por un video donde se ve a un empresario cacheteando al ex servidor público, por adeudar varios millones de pesos por unas obras deportivas.

Por ese hecho el servidor público fue cesado y la Contraloría del Estado lo inhabilitó por un periodo de 12 años, además de denunciarlo penalmente por un monto de 17 millones de pesos.

Ni cómo olvidar el caso de Marco Antonio Estrada López y Tomás Méndez Lozano, quienes en su calidad de director de la Policía Estatal y titular del Grupo de Operaciones Especiales (GOES) fueron capturados por el Ejército a mediados del 2015, cuando fueron sorprendidos dando protección a chupaductos que transportaban 30 camionetas y camiones con gasolina robada.

Los funcionarios fueron separados de sus cargos y encarcelados. Y por ese hecho, semanas después renunció el secretario de Seguridad Pública Estatal, Facundo Rosas, de quien hubo sospechas que sabía muy bien de las operaciones ilícitas de sus mandos policiacos.

ivan.tirzo@milenio.com