Golpe bajo

Candidatos se despedazan, sin hacerse daño

Varios son los títulos de periódico que pueden darse al debate de este jueves entre los cinco candidatos a la gubernatura: tres damas contra un caballero; entre candidatos se podrán despedazar, pero jamás se harán daño; el debate golea al clásico nacional Chivas América.

Los candidatos rebasaron las expectativas de quienes esperaban su participación acartonada. Los aspirantes no improvisaron, llegaron con gráficas y con fotografías para hacer contrastes de los gobiernos del PRI y el PAN en Puebla.

Quienes lo vieron podrán o no coincidir, pero quien mejor se paró y sin titubeos fue la candidata independiente Ana Teresa Aranda. Su larga carrera en la política la llevó a nunca salirse de su objetivo, que fue criticar las acciones del gobierno local.

Ana Teresa Aranda, Roxana Luna y Blanca Alcalá formaron un bloque en el Complejo Cultural Universitario para reprochar las inversiones en infraestructura en los últimos cinco años.

Las tres se fueron duro y a la cabeza en contra del puntero de esta carrera por la gubernatura.

Antonio Gali contestó con la cabeza fría, no desgastó su energía en responder a las tres, sino a Blanca Alcalá, que es su más cercana rival en las encuestas. Para qué contestar a Ana Teresa y a Roxana, si ellas están alejadas del triunfo en la jornada del próximo 5 de junio.

En los 105 minutos que duró el encontronazo, por momentos fue un mano a mano entre Blanca y Antonio, los dos se reprocharon el enriquecimiento de sus casas y departamentos.

Blanca y Antonio se increparon de quién hizo más y menos como presidentes de la ciudad de Puebla.

Gali iba preparado, sacó una fotografía con la que aseguró que Mario Marín es el "padrino" y el coordinador de campaña de Alcalá.

Gali criticó el sexenio de Mario Marín, dijo que con él se triplicó la deuda del estado, al pasar de 2,529 millones a 9,105 millones de pesos. Blanca cuestionó la administración de Rafael Moreno Valle por el aumento en las tarifas del agua potable y el crecimiento en la inseguridad.

El debate resultó ser más interesante que el de los abanderados a la gubernatura en el 2010. A pesar de los ataques de las tres damas al caballero y el caballero a Blanca, al final nadie fue noqueado.

Abraham Quiroz, abanderado de Morena, ya tendrá que responder a su líder Andrés Manuel López Obrador sus razones para no subirse al ring político y ver la pelea desde las gradas.

ivan.tirzo@milenio.com