El Santo Grial

El Servicio de Julio

El presente nos presenta situaciones retadoras y la carga de estrés nos da el pretexto perfecto para olvidar dar a los demás un buen servicio y, reservamos este a los restaurantes lujosos y a los hoteles cinco estrellas y gran turismo.

Sin embargo esta entrega incluye a una persona que merece mi admiración y agradecimiento derivado de su excelente actitud y servicio al cliente. Esta persona no trabaja como mesero de un lujoso bar o comedor de restaurante de muchas estrellas, esta persona de nombre Julio  trabaja en una gasolinera ubicada en Blvd. Miguel Alemán esquina con Hidalgo en Gómez Palacio, en cada recarga se esmera y esfuerza por brindar el mejor servicio que yo he recibido en alguna gasolinera.

Me dí a la tarea de entrevistar a Julio y preguntarle sobre los motivadores que lo mueven a poner su máximo empeño en cada servicio que hace, pues su esfuerzo es digno de un caso de éxito y del mejor curso de atención a clientes que usarían varios facilitadores e instructores en sus sesiones.

Con veintisiete años, padre de familia de tres hijos, y  más de veinte años de experiencia trabajando en gasolineras, (pues Julio trabaja desde los 8 años en este giro). Le consulté sobre que lo mueve a esforzarse a ser tan amable y servicial, me dijo que su motivador es la sonrisa de los clientes y personas que atiende diariamente, ¿imaginan cómo sería el mundo con ese objetivo de cada uno de nosotros? 

Me dejó sin palabras cuando seguro y sin titubear afirma que cada mañana su meta es lograr que cada cliente quede conforme y sonría.

Lo cuestione sobre el mejor reconocimiento recibido de parte de un cliente, jefe o compañero, y lleno de anécdotas emocionado me platicó como en una ocasión una señora ya muy noche, con su llanta ponchada, llegó a la estación y él amablemente se ofreció a instalarle la llanta de refacción y la señora en agradecimiento le dio una propina de 800 pesos.  

La vida de Julio fluye en torno a la satisfacción del cliente y como médico o psicólogo sabe cuándo ser prudente, cuando intentar ser entusiasta y cuando ofrecer un servicio adicional.  

Hago un reconocimiento a todos los “Julios” a los que  reconozco, agradezco su energía, que con su talento y  entusiasmo arrancan sonrisas y cambian el día de las personas . 


laving77@hotmail.com