El Santo Grial

Crónica de un Emprendimiento Anunciado

La afamada obra del Maestro Gabriel García Márquez de 1981 en esta entrega, sirve de inspiración de estos comentarios sobre el emprendimiento.

¿A qué obedece la analogía de dicha obra y el destino muchas veces construido por “casualidad” para emprender?, pues ni más ni menos a la similitud que surge entre el famoso libro y el éxito  esperado de muchos emprendedores, acompañado de sorpresa y muchas veces, envidias que generan estos exitosos y arrojados hombres y mujeres que “de la noche a la mañana crean empresas triunfantes”.

Comencemos analizando la semejanza de la obra con los pasos que recorren los emprendedores.

Muchas veces como en los primeros capítulos del libro, los emprendedores empezamos una vida laboral “normal” de acuerdo a lo que nuestros padres y abuelos pensaban y nos indicaban, era lo mejor para alcanzar una estabilidad.

Esta consistía en estudiar, esforzarse, sacar buenas notas, para luego buscar un buen trabajo, que pagará las cuentas y posteriormente esperar una jubilación que acompañada de una pensión modesta nos diera la calma y tranquilidad de cuidar nietos y sentarse en un mecedora a contar cuentos y ¿Por qué no?, tal vez sueños que nunca realizaron.  En resumen sacrificarse para alcanzar la paz, era el fin.

Sin embargo existen personas que obra del destino como Santiago Nasar personaje principal del libro,  o tal vez una predisposición a hacer negocios y empresa, inician esta fructífera carrera ya sea por imitación, necesidad o un deseo genuino de realizar una actividad donde puedan desarrollar lo que mejor sepan hacer y principalmente disfrutar en juventud y vejez.

En el libro el “Pueblo” es un personaje secundario en la Costa de Colombia, que al saber de los planes de los hermanos Vicario por asesinar a Santiago en defensa del honor de su hermana Ángela, simplemente se dedican a esparcir el rumor, y no hacen nada y se vuelven testigos mudos del inminente asesinato.  Y es aquí donde la semejanza entre este pueblo mudo y silencioso es ese mercado, el cual a veces carente de palabras para expresar lo que necesitan, algunos emprendedores hábiles y dispuestos por su candidez y entusiasmo descubren.

Finalmente el éxito es una profecía cumplida y ese emprendedor entusiasta y hábil, lleno de pasión defiende la fundación de su empresa y se embarca a realizar sus sueños resistiéndose a que queden en eso, simplemente sueños. 


laving77@hotmail.com