Laguna Yo Te Quiero

Las preguntas que nos quedan

El domingo pasado la región vivió uno de esos días que, para quienes trabajamos en formar ciudadanía, además de satisfacciones y motivos de orgullo, nos dejan varias preguntas rondando.  El Maratón Lala llenó las calles de Lerdo, Gómez Palacio y Torreón de las  más puras muestras de esfuerzo, perseverancia, disciplina  y pasión. No sólo los 4 mil 500 corredores dejan un mensaje, lo hacen también los cientos de laguneros que salen a ser parte de la fiesta, las empresas, de todos tamaños, que se suman como patrocinadores, los medios de comunicación y las autoridades trabajando, todos, para que el Maratón sea un motivo de orgullo cada edición más arraigado.
Ver lo que sucede con el maratón nos recuerda la primera jornada de trabajo masivo que tuvimos el pasado 12 de octubre donde la unión, como en este caso, fue la clave del éxito. Sin embargo, el ver cómo algunas causas logra (mos) movilizar a decenas de miles de ciudadanos en torno a una jornada, nos deja también una serie de preguntas que intentamos responder cada día de trabajo.
¿Se puede hablar aún de una sociedad lagunera apática cuando vemos días que logran sacar a las calles a miles de familias?
¿Qué significan estas movilizaciones masivas en el escenario de nuestra golpeada realidad actual? ¿Son una pregunta, una respuesta o simplemente una catarsis?
¿Qué tienen ciertos movimientos que logran desplazar, por una jornada, la desconfianza o el pesimismo que pareciera permear el resto del año?
¿Qué nos ha faltado a estos movimientos para lograr retardar el efecto del ánimo participativo tras jornadas de explosión ciudadana?
¿Están la región y sus autoridades respondiendo a la altura de  una sociedad como la de hoy o el pasado 12 de octubre?
¿Cuántas jornadas masivas más tendremos que ver para que el sentido de lo público permee en la normalidad de nuestra convivencia?
¿Seremos capaces, como ciudadanía, de generar espacios de movilización y participación en nuestras realidades más inmediatas? o,¿ tendremos que esperar a que grandes movimientos nos llamen al juego de la ciudadanía con grandes campañas publicitarias? Sin duda, en el ánimo de construir y comprender los escenarios en que nos movemos como sociedad civil en la Laguna, debemos trabajar de la forma más dura y autocrítica en encontrar éstas y muchas más respuestas. El ánimo, el hartazgo, la proactividad, o todos juntos, deben alcanzar para que la fiesta dure mucho, mucho más. Sigamos preguntándonos todos: organizaciones, familias, hombres, mujeres y autoridades si estamos aportando lo que no es más que nuestra legítima obligación, hagamos del cuestionamiento un elemento más a festejar como parte del orgullo que nos da ser parte de una Laguna donde suceden grandes cosas. Festejemos que existan esos días de aliento, festejemos al tiempo que seguimos trabajando, porque después de la fiesta, la región sigue esperando nuestras respuestas.


www.lagunayotequiero.org/@LagunaYoTQuiero