Laguna Yo Te Quiero

Sumando diferencias

En este espacio hemos reconocido la labor que los laguneros protagonizamos en los últimos tiempos en términos de organización, cohesión y participación activa para la construcción de una vida pública. En esto que algunos llaman la nueva ola de la sociedad civil (asumiendo que ha sido ésta quien ha encabezado los diversos momentos de surgimiento de la región), las mujeres han tenido un rol fundamental. Durante el fin de semana vimos pasar diversas manifestaciones en el marco del Día Internacional de la Mujer que retoman, en muchos casos, las condiciones aún vulnerables en un país aún dominado por reglas de operación masculinas. Sin embargo, nuestros esfuerzos más cercanos muestran una esperanzadora realidad para ellas.
Si bien, las condiciones de equidad en México aún se encuentran en su fase de imposición para garantizar mínimos, como es el caso de las cuotas de género en el ámbito político o empresarial, incluso así no es aún suficiente. Las cuotas oficiales de género siguen siendo, en algunos casos, una simulación, la justicia sigue teniendo una perspectiva masculina (ahí el caso de Yakiri Rubio) y las oportunidades siguen siendo repartidas con diferentes cucharas. Sin embargo, desde nuestra experiencia, hay una esfera donde las mujeres están encontrando un terreno fértil (que no menos complicado) para la explotación de sus talentos, emociones e inquietudes: la sociedad civil organizada.
Las condiciones de liderazgo femenino son inherentes a su naturaleza. Las históricas figuras matriarcales han sido el terreno fértil para sociedades en el mundo occidental y hoy seguimos viendo a los más simples núcleos de organización ciudadana ampliamente pobladas por mujeres: comités vecinales, sociedades de padres de familia, clubes sociales y filantrópicos son escenarios donde la mujer ha encontrado posiciones de liderazgo.
Este sábado vimos recorrer las calles de la Laguna a centenas de mujeres pedaleando, ocupando los espacios públicos con un mensaje claro de identificación: celebramos que somos mujeres. La semana anterior vivimos el Maratón Lala con una participación femenina histórica (casi un cuarto de los participantes). Durante los últimos meses hemos visto nacer y crecer movimientos donde el rol femenino se aleja de los temas tradicionalmente asignados a la mujer (filantropía, arte y cultura, desarrollo familiar… que no son menos importantes, pero hasta hace poco excluyentes): hoy vemos grupos liderados por mujeres exigiendo rendición de cuentas y transparencia, negociando mejores condiciones de seguridad para sus colonias, generando investigación académica en torno al devenir social y económico de la región, proponiendo acciones de desarrollo metropolitano, pensando y discutiendo política económica, entre muchos otros.
También es cierto, que al menos en nuestra realidad inmediata, la política pública de participación sigue teniendo un fuerte toque de masculinidad. Sin embargo, los espacios se están abriendo y las mujeres están entrando con paso firme. En LYTQ estamos convencidos de que ese espíritu natural de liderazgo que han aportado las miles de voluntarias, ha sido clave para generar movimientos tan impactantes como el de aquel 12 de octubre. Esperamos que cada vez más hombres y mujeres encuentren y generen espacios de participación donde la equidad prime por encima de cualquier otra valoración que no sea la del talento, el ánimo de construir un mejor lugar para vivir y dejar  lo mejor de cada uno a su región. Sigamos trabajando, pues, por construir más espacios de participación, siempre pensando en nuestros valores únicos y diferentes, pero igualmente valiosos. Celebremos nuestras diferencias, sumándolas.


www.lagunayotequiero.org/@LagunaYoTQuiero