Espíritu empresarial

De vuelta a la realidad

Las empresas que nos dedicamos a la educación privada, tuvimos la Semana Santa  de vacaciones; las escuelas de gobierno tendrán sus dos semanas completas, más un día para “reponer” el tercer lunes de marzo, que por ley…  ¡deben descansar!

Algunas empresas generosas, laboraron de lunes a jueves de esa semana de manera normal, pero dieron medio día del viernes y el sábado completo de descanso a sus trabajadores, aunque por ley no era necesario.

La mayoría de las empresas del ramo turístico: hoteles, restaurantes, cines, agencias de viaje, tiendas de conveniencia y medios de transporte de pasajeros, evidentemente tuvieron que trabajar la Semana Santa completa para aprovechar, precisamente a los visitantes y citadinos que disfrutaban estos días de descanso oficial para algunas empresas de gobierno y semi oficial para otros negocios.

Se entiende que el espíritu de estos días de asueto fue de carácter religioso, cultural y social; pero habrá gente que no lo ve así.

Seguramente no faltó la frase que sirve de título de este artículo, realizada por alguna persona en el trabajo en cualquiera de los tipos de empresa que mencioné, ahora que regresamos a las actividades laborales el pasado lunes: “de vuelta a la realidad”.

Como si estar de vacaciones fuera vivir en la no-realidad; considero que “irrealidad” sería el pensar por parte de algunos burócratas que así serán sus prestaciones  laborales siempre; “irrealidad” es quienes creen que la educación en México se puede dar el lujo de “reponer” días de vacaciones.

La mayoría de las empresas, así como casi todas las personas debemos laborar para satisfacer nuestras necesidades o de lo contrario, nadie vendrá a satisfacerlas; y aún más en este mundo globalizado y de guerra comercial, las empresas privadas que vivimos del mercado, no podemos darnos el lujo de dar más días de vacaciones, o laborar solo de lunes a viernes: ¡Imposible! Así que bienvenidos a esta realidad donde debemos trabajar, esforzarnos, ser creativos, productivos y ofrecer un bien o servicio de calidad para el consumidor al que servimos. Al final de cuentas y como se ha repetido varias veces en este espacio, Militia es Vita Hominis Super Terram: “La vida del hombre sobre la Tierra es lucha, y como días de mercenario son sus días”.