Espíritu empresarial

¿El sexo débil?

Así se le ha llamado a la mujer, pues se le atribuye por parte del varón entre otros aspectos no muy propositivos: debilidad física y mental, inestabilidad emocional, desatención en algunas cosas, incompetencia para otras más y, en general, se demerita la presencia en la vida social y laboral del sexo femenino, no más porque es el sexo femenino.

El 8 de marzo se celebró en el mundo el Día Internacional de la Mujer, y a 15 años de inicio del siglo XXI, poco a poco se nos han ido quitando los temores y fobias que el hombre en general les ha etiquetado a las féminas, no más porque son féminas.

Las actividades que de “manera tradicional” se les ha asignado a la mujer por centurias, ahora son giros de empresas que florecen por doquier: cocinas económicas, guarderías (públicas y privadas), lavanderías, y no se diga las estéticas.

Es esta época no es tan mal visto, que una mujer sola críe y mantenga a sus hijos sin la compañía de un hombre a su lado; el papel del sexo femenino ha cambiado y las empresas, dispuestas a hacer negocio y dinero por casi todo, pronto se dan cuenta de esta tendencia que en los últimos años ha aumentado a pasos agigantados: El empoderamiento de la mujer.

Esta palabra significa literalmente darles verdadero poder a la mujer, por ejemplo:

Compañías fabricantes de ropa especializada en puestos directivos diversifican sus modelos para damas ejecutivas; en el DF hay transporte especial para ellas y las marcas de rastrillos, por ejemplo, ahora tienen su presentación más pequeña y claro… color de rosa.

La mujer tiene un papel trascendente en la política, en las organizaciones civiles y religiosas, en la tecnología, en el deporte, en la educación.

Y en la economía, de hecho, aprovechando sus habilidades y sentido de administración, algunas empresarias ponen negocios como organizadoras de eventos.

Desde este espacio y de parte de la administración de las empresas donde laboran, les agradecemos a las damas su esfuerzo, la dedicación y el empeño por hacer las cosas bien, así como lo agradable de su presencia y trascendencia para el desarrollo del trabajo cotidiano de todo negocio y también para nuestra vida diaria.

Felicitaciones atrasadas pero muy sinceras de este admirador de la más bella creación del Universo: La Mujer, no más porque es Mujer.