Espíritu empresarial

Somos los que leemos, oímos y vemos

Platicando con la Lic. Rocío Ávalos conductora del programa de radio “Yo Digo” (emisión que ayuda con consejos para superación personal, laboral y de pareja),  luego de la disertación respectiva llegamos a la conclusión de que las personas son el resultado de una serie de situaciones, hechos, experiencias,  hábitos y demás aspectos que forman el carácter y que marcan la conducta del individuo en la escuela, la familia y en el trabajo.

¿Por qué algunas personas son más tranquilas que otras?, ¿Hay personas destinadas al éxito?, ¿la “suerte” acompaña a quien le plazca y no necesariamente siempre?, ¿se puede aprender involuntariamente a ser y pensar de manera positiva?, ¿sirve la programación neurolingüística para ser mejor ser humano?

Como seres humanos, lo que estamos  acostumbrados a leer, ver y oír definitivamente moldea la personalidad del individuo;  si como personas acostumbramos a escuchar cosas positivas (historias de éxito, canciones con un mensaje alentador, libros con reflexiones propositivas y demás hábitos adecuados), nuestra mente se acostumbrará a ver y pensar con optimismo las cosas que nos ocurren en la vida diaria.

Alberto Cortez, OgMandino, Paulo Cohelo, Jorge Bucay y hasta César Lozano son  autores que en los últimos tiempos representan una buena opción para encontrar esa información que puede ayudar a mejorar mi actitud ante la vida… pero primero necesito saber que debo mejorar mi status quo para realmente “querer” cambiar.

La religión también ayuda a producir y manejar esos pensamientos positivos, por supuesto que saber y creer que como simples mortales contamos con una mega ayuda toda poderosa y divina que nos cuida y nos bendice, nos aclara el panorama del porqué nos ocurren las cosas,siempre para bien nuestro.

En las empresas y más en particular en el área de Capacitación, ha sido prioridad el que los empleados mejoren actitudes, hábitos y demás aspectos personales que los puedan hacer mejores personas primero y ya luego formar trabajadores más eficaces. ¿Qué tipo de cursos programan las empresas?, ¿Fomentan más las cualidades del individuo que la parte técnica laboral?, ¿Ha asistido en su trabajo a un curso de manejo de ira o de asertividad? Si es así, felicidades porque primero es persona y luego empleado.