Espíritu empresarial

8 de diciembre, Día del Administrador

El 8 de Diciembre de 1980 el presidente de México José López Portillo, en el marco del X Congreso del CONLA, lo declara oficialmente como el Día Del Administrador.

A casi 33 años de distancia, nos preguntamos qué hemos hecho como profesión a nivel local, estatal y nacional y vemos con azoro que como profesión No tenemos la presencia de peso que debiéramos tener, al ser parte importante en la coordinación de las empresas que ofrecen bienes y servicios a la comunidad.Somos de las carreras más saturadas, es cierto; pero a pesar de la sobreoferta en Cantidad de los servicios del profesional de la administración, aún queda establecer una mejor Calidad en nuestro quehacer. 

Y la Calidad de esos servicios depende en gran parte de las nuevas generaciones, de gente comprometida, entusiasta, trabajadora y centrada en su actividad y también del simple orgullo de saber quiénes somos y hacia dónde vamos como LAE’s.Somos de las pocas profesiones que forzosamente requiere cualquier organización, y gracias a nuestra carrera, muchas de ellas sobreviven, algunas nacen y otras más trascienden.Ya hace muchos siglos, un filósofo griego dijo “conócete a ti mismo”, esta frase parece quedar muy bien en esta celebración. 

Conoce tu carrera, conoce tus obligaciones, conoce a tus antepasados, conoce tus responsabilidades, conoce las tareas en que como LAE, eres experto.Para esto debemos tener los pies en la tierra y hacer de nuestra empresa, donde laboramos o la propia, un lugar digno para trabajar y donde los demás factores productivos se coordinen eficientemente.

Logrando esta sinergia, encontraremos más bienes y servicios de Calidad, empresas con más productividad, trabajadores más motivados y competentes y sobre todo, una mejor sociedad y un próspero país, anhelo de todo ser humano.El camino para que nuestra profesión trascienda en la sociedad está marcado, aunque con ciertas piedras, algunas diminutas y otras de proporciones colosales.Dependerá en mucho de nuestro esfuerzo y la perseverancia que le pongamos, para que en años venideros, cuando volvamos a festejar el Día del Administrador, ya tengamos esa presencia que nos merecemos.

Muchas gracias, Licenciados en Administración de Empresas, presentes, pasados y futuros.¡Felicidades en nuestro día!