Espíritu empresarial

¿Cómo es su cultura organizacional?

El trabajo de cualquier administrador de empresas es solucionar problemas en los negocios para que estos cumplan con su misión y objetivos sin contratiempo; en un mundo ideal, el directivo de una organizacióndebe ver “más allá” y proyectar la institución a futuro de manera estratégica y global y no sólo debe “operar” la empresa.

Haré una analogía de lo que realiza el administrador de empresas con el trabajo de un médico: el profesionista de la salud es llamado cuando la persona tiene “problemas” y/o empieza a tener disminuidas sus facultades físicas. El galeno lo checa, le revisa los pulmones, toma la presión, oye su corazón, realiza un diagnóstico y se le dan las “medicinas” o tratamiento para que el paciente se reestablezca y siga su vida plena.

La misma actividad la hace un LAE que se dedica a ofrecer asesorías a empresas; las instituciones que tienen “problemas” lo llaman y éste ubica cómo está la situación real y objetiva de la organización, revisa las funciones “vitales” del negocio: la parte financiera o contable, la comercial o mercadotécnica, la de producción o logística y la de capital humano o personal… Y se dan las soluciones con base en el conocimiento profesional.

Un punto que se revisa en ese diagnóstico que realiza el experto en empresas es la Cultura Organizacional: nos referimos a todos los valores, las creencias y los principios que posee la organización y que le ayuda a que sus elementos interactúen y se conduzcan con una determinada conducta. Cada negocio posee una cultura distinta, dependiendo de lo que es importante para cada organización; es la manera de cómo se hacen las cosas y que aparte es compartida por los integrantes.

Las costumbres que tengan en su centro de trabajo, el lenguaje de los empleados, el tipo de vestimenta que usan, las puertas cerradas/abiertas de los jefes, los rituales y las ceremonias que se hacen para reconocer los méritos del personal y hasta el color de la pluma con que se trabaja y firman los documentos, forman la cultura organizacional.

Amigo lector, en su centro de trabajo: ¿Será conveniente modificar algo de lo anteriormente escrito?, ¿hará falta un agente de cambio? Con esos hábitos y valores, ¿su empresa puede subsistir o será menester transformarse? Interesantes preguntas.