Espíritu empresarial

El avión que nunca llegó

En este espacio se han vertido toda clase de comentarios, teorías, historias, personajes, anécdotas y demás notas relacionadas con la Administración. 

Una de las áreas que debe cubrir todo negocio aparte de la comercial, la logística y la financiera, es la de seguridad y la de higiene, pues mientras se manejen los riesgos de trabajo de manera profesional, más fácilmente la empresa podrá llegar a sus objetivos, pero si no hace frente a dichas eventualidades su imagen se verá afectada severamente. 

La sociedad, en general, se ha enterado de la “misteriosa desaparición” del Boeing 777 de Malaysia Airlines con 239 personas este 8 de marzo, se desarrollan hipótesis del hecho desde el secuestro, la abducción y el impacto de la nave.

¿Y qué tiene que ver con la Administración? Todo. 

En cuestiones éticas y legales, todo individuo debe responder por sus actos de manera jurídica, económica y moral, como parte de la sociedad con la que interactúa.

Siendo la empresa una persona física o moral que ofrece un producto o servicio, debe de igual manera hacer frente a su responsabilidad de lo que ocurra en relación con su personal, procesos productivos o producto/servicio en sí. 

Varias empresas tabacaleras por ejemplo, han respondido con millones de dólares a los estragos en la salud de sus clientes consuetudinarios.

Dependerá de la visión del empresario el prever todo lo que eventualmente puede pasar, y tener que dar la cara a sus clientes internos, externos y al pueblo en general, cuando algo ocurra.

Es un hecho que la empresa que provee el servicio aéreo del trágico avión tiene que hacer frente a la opinión pública mundial y explicar su versión del porqué ocurrió el suceso.

British Petroleum el negocio culpable del derrame de petróleo en nuestro Golfo de México y la empresa White Star Line, que construyó el malogrado transatlántico Titanic, son ejemplos de que las organizaciones se deben levantar a pesar de todo lo adverso que les pueda ocurrir por algún accidente en lo que producen o desechan.

Usted amigo lector, ¿vive asegurado de cualquier avatar de la existencia que le pueda pasar a su empresa, familia o a su misma persona? Si es así, felicidades porque tiene el principio de realidad de lo no deseable pero eventualmente posible.