Espíritu empresarial

Perfil Empresarial

En días recientes escuchamos por las noticias de ciertas llamadas telefónicas,donde intervienen representantes de una empresa constructora de presencia mundialyentre otras cosas se platica en cómo hacer para cobrar por una obra específica… ¡que nunca se llevará a la realidad!

Esta forma de “hacer negocios” de manera deshonesta, reflejando escasos valores por parte de sus participantes y sacando un provecho económico inadecuado, lamentablemente representa una realidad de la cual no debemos dejar pasar por alto.

Como esta columna habla de negocios, con este tema de corrupción nos referimos a lo que estrictamente pasa en las empresas, sin olvidar que acabamos de pasar una jornada electoral y que la política tiene mucho que contar en estas prácticas.

Lamentablemente los cochupos y las coimas son parte del sistema que por décadas operó en México y que por más intentos baladíes que se han realizado para erradicarlos por parte de la autoridad, no ha habido respuesta para tal logro. El ambiente comercial no estuvo exento de esa situación.

Cuando se habla que tal o cuál empresariotienen “habilidad” para hacer negocios, no necesariamente se refiere a su entereza, honestidad y rectitud…sino a su capacidad para fregar.

Una “justificación” a esas prácticas corruptas se puede basar en la frase de que “el que no transa, no avanza”; pero ése tipo de hábitos NO son para nada representativas de lo que debe ser una persona con perfil empresarial adecuado. Evidentemente hay ejemplos dignos de seguir de empresarios que apoyados en su ética han sabido salir adelante con sus negocios, trascendiendo con su personal y en la sociedad.

Si como empresas fomentamos las dádivas o sobornos para cualquier situación, no podemos esperar que la realidad mejore en cuanto a respeto, tolerancia, justicia, orden y solidaridad; “dirás que soy un soñador, pero no soy el único”, diría Lennon; como maestro de Administración he enseñado valores a los alumnos, que de momento los ven con molestia y rebeldía, pero que de egresados les encuentran su real peso específico en su vida profesional.

Como buen ejemplo está la famosa compañía de diamantes Tiffany, diseñó anillos de compromiso para personas del mismo sexo, reflejando con esto apertura, respeto a la diversidad y claro… hacer más negocio$.