Espíritu empresarial

La Navidad eres tú

Han pasado los días del tráfico en las calles, el tumulto en las tiendas por comprar algo para “mostrar aprecio”, el apuro de asociaciones en procurar acercar  ropa, juguetes y comida para la gente… y para los animalitos.

El miércoles después de trabajar media jornada (algunas empresas tienen la buena práctica de otorgar medio día) y luego de una noche en reunión familiar llena de abundancia de comida/bebida, donde además hubo regalos y convivencia familiar, ya estamos en la Navidad 2014.

Pero fuera de toda la parafernalia que representa la fecha y viendo la situación económica, política y sobre todo social que vivimos, los ciudadanos debiéramos de realizar una reflexión seria de lo que realmente es festejar la Natividad, pues los valores que vemos reflejados en estas problemáticas distan mucho de lo que realmente debería ser la Navidad.

La devaluación del peso, los normalistas desaparecidos, el petroprecio, la casa blanca y la otra casa, los pronósticos pobres de avance económico para el 2015, las protestas de la sociedad y demás menesteres que han ocurrido en los últimos meses, reflejan pocas virtudes y más antivalores.

Independientemente de la religión que usted profese, amigo lector, le recomiendo  estas fechas para hacer un alto en el camino, agradecer a Dios lo que nos ha dado este año y hacernos una promesa de cambio, pues necesitamos hacer algo como sociedad.

El papa Francisco, líder de la Iglesia Católica, es más agudo al hablar de costumbres religiosas que reflejan alegría, pero que no se apegan tanto a los valores de la religión; él desarrolló un documento que se llama “la Navidad eres tú” y muestra una serie de principios y fundamentos que nos pueden ayudar a sembrar la semilla de la mejora en esta realidad que vivimos.

Parte de buena base: el cambio nace de uno mismo, ya que si tú cambias, puedes cambiar al mundo y a este mundo le falta mucha ayuda para ser mejor.

¿Quiere ser mejor empleado, mejor alumno, mejor profesor, mejor patrón, mejor hermano o mejor padre? Sí se puede siempre y cuando usted lo decida y se dé cuenta de que con fortaleza de espíritu, solidaridad, generosidad, justicia, amor, armonía, actitud propositiva y trabajando para ello, el mundo cambia si usted cambia para bien.

¡Les deseo felices fiestas y un buen y excelente 2015!