Espíritu empresarial

Hecho en México: No se aceptan devoluciones

Traigo el título del filme que tanto ha dado de qué hablar en las salas de cine, en los cafés y en las redes sociales en los últimos días: No se aceptan devoluciones. Evidentemente, no platicaré de la historia en sí, sino de todo lo que rodea la administración de este proyecto.

Su propio resultado implica un trabajo muy bien planeado, excelentemente organizado y sabiamente dirigido, cosas que por lo general NO pasa en los proyectos de varias empresas, privadas y sobre todo públicas; basta ver las consecuencias de algunas obras.

Al superar las expectativas que se tenían, esta película es un fenómeno en sí, sin exagerar; la industria del séptimo arte mandó hacer una cantidad de copias fuera de lo común, al pregonar el éxito que tendría.

Es interesante el aspecto técnico de que es un filme en español y en inglés, que fue estrenado primero en los Estados Unidos; renueva la fe en lo hecho en México y demuestra que el talento y las ganas de salir adelante no conocen de nacionalidad.

Es impresionante ver las enormes filas de entusiastas cinéfilos que aguardan con paciencia adquirir su entrada, trayendo a las salas cinematográficas además, un éxito económico, tal vez inesperado.

El director ha dicho que destinará parte de sus ganancias para los afectados por los recientes fenómenos climáticos, poniendo el toque de solidaridad, muy característico del mexicano.

Por supuesto que como todo negocio, este evento tiene su toque comercial y deberá ser aprovechado por sus creadores para obtener, además de los fines rentables, un lugar en la reciente historia de películas de calidad mexicanas, que no son tantas las que tienen dicha categoría a través de muchos años.

La administración por lo desarrollado aquí, se regocija ante el objetivo ambicioso y detalladamente bien trabajado, corroborando así su propia razón de ser como ciencia.

Ante estos hechos, sí consideré trascendente el haber desarrollado estas líneas para reconocer el buen trabajo que encierra todo el proyecto de esta película; queda a los nuevos creadores el ejemplo de lo que sí se puede hacer con inteligencia y recursos bien administrados; proyectos bien planeados, el saber manejar buenas historias y sobre todo, el tener la actitud adecuada para competir en las grandes ligas.