De medios y otros demonios

4º informe: otro balazo en el pie

Imaginemos la escena en la que el equipo de Presidencia está reunido en su cuarto de guerra: responsables y asesores sentados en la misma mesa pensando cómo hacer para contrarrestar el pésimo manejo de redes, en eso aparece la genialidad: ¡hagamos el informe a través de las redes!

Bien, lo admito: todo el párrafo anterior es un sarcasmo para explicar la "brillantísima" idea de hacer el cuarto informe de gobierno en el mismo espacio donde tan vapuleada ha sido la imagen presidencial.

Peña Nieto será lanzado a la arena del Coliseo directo para que los leones de las redes sociales lo despedacen mientras el pueblo lleno de morbo observaremos la masacre para regodearnos (otra vez) con cualquier fallo que pudiera tener, eso sí: en vivo y en directo a nuestros teléfonos celulares.

Claro que habrá diferencia de la modalidad talk show que realiza el gobernador mexiquense, Eruviel Ávila, a quien se le pone un escenario a modo, con personas del público previamente seleccionadas en su afinidad y con amenaza/invitación a los servidores públicos (maestros, policías, empleados de ayuntamientos priistas) para seguir la transmisión voluntariamente a fuerzas.

No, el Presidente no contará con todo ese colchón de soporte; parece que nadie en el equipo de Presidencia tuvo la memoria mínima para recordar que todos los errores de Peña Nieto por los que ha sido atacado en redes han ocurrido en intervenciones en vivo.

Muy seguramente todos los haters del priismo y el peñanietismo están preparando sus mejores herramientas, chistes y memes para que, sea lo que sea que se informe, lo que circule en redes sean las pifias presidenciales sin importar si son grandes o pequeñas.

Por otra parte, el equipo de comunicación parece haber elegido el peor eslogan para la campaña de promoción del informe, si ustedes se preguntan ¿por qué? Solo piensen en esto: "lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho" ¡¿perdón?! ¿Pues a quien le toca informar "lo bueno" ah, sí: a comunicación social de Presidencia.

El eslogan que el área de comunicación escogió para promover el cuarto informe no hace sino evidenciar que no han podido contar las cosas buenas que ha hecho el gobierno federal (parte del gran problema de reputación que vive).

Por lo demás, se repiten los problemas de toda la administración: no hay narrativa, nadie está cuidando la reputación (y por ende la imagen) del Presidente como persona ni de la Presidencia como institución.

El que las redes sean tendencia no significa que todos deban subirse a ellas en automático o solo por eso, la decisión de hacerlo tiene que ser parte de una estrategia basada en objetivos; claro que para eso es indispensable tener objetivos y estrategia.