De medios y otros demonios

Phubbing

Phubbing es el nombre que se ha dado a la práctica que consiste en hacer uso del teléfono celular mientras se encuentra conviviendo con otras personas en un mismo lugar. Esta actividad se ha vuelto común y tiene muchos detractores; no obstante, hay también quienes la ven como algo a lo que debemos acostumbrarnos.

Al llegar a cualquier lugar de convivencia, digamos un restaurante, una cafetería o un parque, es común ver grupos de personas que se encuentran compartiendo el espacio físico pero que, mentalmente, están en otro lugar conectados a través de sus dispositivos móviles.

Esta situación, cada vez más común, genera malestar entre los acompañantes quienes se sienten ignorados o despreciados, de ahí surge el término, es una palabra de origen estadounidense que surge de la fusión de phone (teléfono) y snubbing (despreciar).

Por antonomasia, el nombre se ha aplicado al uso de cualquier dispositivo móvil que pueda utilizarse mientras se encuentra en compañía de otras personas; de esta forma es que el término abarca el uso de tablets, lap tops o videojuegos unipersonales.

El sentimiento de desprecio que se percibe al momento que el acompañante hace más caso al dispositivo móvil que a la conversación ha detonado un movimiento contra esta actividad llamado "stopphubbing".

Lo que buscan quienes se integran a este movimiento es que se apague o al menos ignore el dispositivo mientras se está en compañía de otra personas, casos como reuniones y comidas en los que se presupone la convivencia entre los participantes.

Así, han surgido varios mecanismos que buscan frenar el phubbing a través de acuerdos entre los participantes de una reunión: poner al centro todos los celulares para que el primero que tome el suyo para usarlo durante la comida pague la cuenta, entre otras, buscan transformar la manera de convivir con la tecnología.

Pese a que tiene sus seguidores, también están quienes defienden el uso del celular en todo momento, ya sea por trabajo, necesidad o el simple y llano gusto de estar en contacto virtual con amigos ajenos al lugar.

Más que una tendencia, el phubbing parecer ser una nueva manera de interacción que llega de la mano de los "millenials", una generación que lleva su mundo a todas partes a través de la telefonía celular y el internet.

Pese a los detractores, el phubbing es resultado de un nuevo estilo de vida que surge a partir de los avances tecnológicos, es lógico y evidente que está nueva manera de interactuar se perciba como negativa ante los integrantes de generaciones que no ven a la tecnología como una extensión de sí.

Lejos de desaparecer, el phubbing tiene todo lo necesario para convertirse en una práctica que llegó para quedarse. Acostumbrarnos y adaptarnos suena más coherente que combatirla, al menos bajo esta perspectiva.