De medios y otros demonios

Perfilando la elección de 2017

La elección 2017 del Estado de México ya está en marcha y aunque los tiempos legales aún no llegan, los tiempos políticos avanzan; los partidos ya buscan sus candidatos y, lo más importante, la gente tiene una idea clara del gobernador que quiere para el siguiente periodo.

La empresa Delphos-Nu publicó los resultados de su encuesta levantada a principios de junio y en la cual puede observarse un perfil claro de lo que los votantes mexiquenses preferirían encontrar en las urnas.

Por ejemplo; al preguntar a los entrevistados "Independientemente de su preferencia política a usted le gustaría que el siguiente gobernador fuera..." 38.3 por ciento indicó que "Hombre", 28.4 dijo que "No le importa" el género mientras que 19.6 por ciento indicó que preferiría que fuera "Mujer".

De igual manera, respecto a qué características busca en un candidato, la mitad de ellos manifestó preferencia por una persona de carácter firme; después que sea un candidato que presente ideas innovadoras (24%), en tercer lugar que sea amigable e incluyente (9%) igual que el criticar a sus oponentes (9%).

Respecto a los partidos y su impacto, la identidad partidista se mantiene con una mayoría para el PRI con 36 por ciento de los entrevistados contra 16 por ciento del PRD, 10 por ciento del PAN y, un dato interesante, 9 por ciento para Morena, que muestra un importante crecimiento a pesar de no haber competido nunca en una elección a gobernador en la entidad.

En la intención del voto la estadística mantiene congruencia con lo anterior: 30 por ciento a favor del PRI, 13 para el PRD, 8 para Morena y 7 para el PAN contra un 32 por ciento que no contestó; ello indicaría que, sin candidatos, el priismo podría mantener sin problema su hegemonía en la entidad.

La selección del candidato resulta fundamental para todos los partidos. En un escenario donde compitieran solo mujeres con Josefina Vázquez Mota por el PAN, Ana Lilia Herrera o Carolina Monroy por el PRI y Delfina Gómez por Morena (en el PRD no se vislumbra una aspirante mujer), en todos los casos la vencedora sería la panista y por un amplio margen.

De igual manera, al menos en la entidad, la figura presidencial pesa y muestra mayor nivel de aprobación (43%) que la del gobernador (39%) lo que indica que los priistas mexiquenses no estarían del todo incómodos con que la elección de candidato viniera directamente como instrucción de Los Pinos.

Así las cosas, el escenario aún es complejo pero sin duda interesante en donde, más que nunca, la selección correcta de un candidato podría determinar el resultado de la elección que, en función de eso, podría quedar definida en noviembre o llegar hasta la última instancia de las urnas.