De medios y otros demonios

Estrategia Digital Nacional: Espejitos


De nueva cuenta al gobierno federal le vendieron espejitos por oro y, de nueva cuenta, los compró. Hace unos días se presentó la Estrategia Digital Nacional (EDN), un esquema vacío que no hace más que aglutinar y presentar, como propio, el trabajo que las dependencias y entidades ya han logrado.

La EDN está mal estructurada, pésimamente redactada y es tristemente ambigua. No hay como defenderla. En esta abundancia de texto mal hecho, se pueden apreciar algunos puntos que vale la pena destacar.

Hay un absoluto desconocimiento del funcionamiento del país. En materia de seguridad se considera "desarrollar herramientas y aplicaciones de denuncia ciudadana por medios digitales, a través de dispositivos móviles o fijos" sin tomar en cuenta que una medida de esta magnitud involucra cambios en la legislación (códigos de procedimientos penales de los fueros común y federal) para darle validez legal a dichas denuncias.

En materia de salud, se plantea la "ampliación de los servicios", una atribución que no le corresponde a la EDN sino a la Secretaría de Salud. Además de que abre la puerta para que el gobierno federal promueva esquemas de diagnosis en línea, sin la auscultación correspondiente de un médico, situación que puede poner en riesgo a la ciudadanía.

En el ámbito educativo se anuncia como objetivo "la integración y aprovechamiento de las TIC en el proceso educativo para insertar al país en la sociedad de la información y el conocimiento". Es más que obvio el desconocimiento de que en México el uso de las TIC en materia educativa tiene años funcionando a través del programa Enciclomedia para educación básica.

Mención aparte requiere la afirmación (que se repite una y otra vez en el texto de la EDN) respecto a la necesidad de insertar al país en la sociedad de la información y el conocimiento. Para los autores de las propuestas, les tenemos noticias: México ya está inserto (y en algunos temas a la vanguardia) en el ámbito de la sociedad de la información y el conocimiento. La propia UAEM cuenta con Redalyc, el sistema que lidera el acceso abierto a contenidos de producción científica en Latinoamérica.

En el aspecto económico, la EDN se arroga el trabajo que los bancos vienen haciendo desde hace varios años para desarrollar y promover el uso de la banca en línea para usuarios con acceso a internet. Inocentemente, se piensa en la estrategia que esto incrementará las transacciones comerciales por sí solo (ternuritas).

Respecto a los habilitadores para llevar a cabo las propuestas, se limitaron a copiar y pegar lo que indican la Reforma Constitucional en Materia de Telecomunicaciones y los programas ya existentes y en desarrollo, es decir, nada nuevo bajo el sol.

Sin lugar a dudas, el gobierno federal llega tarde y mal a la digitalización. Nada se dice en el diseño de la política pública nacional en la materia sobre la digitalización de la señal de televisión (TDT) y radio; detenidas desde hace años y que tanto dolor de cabeza dieron en Tijuana hace unos meses. Corta de miras y lejana a la realidad, la EDN es inocua y por ello el país no llegara a ningún lado que no se haya dirigido ya antes.