De medios y otros demonios

Derrota doble: fuga y redes

Desde la 1:00 de la mañana del domingo se había corrido el rumor. No fue sino hasta las 2:00 cuando se confirmaba la fuga de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera "El Chapo" del penal de máxima seguridad del Altiplano a las 8:52 de la noche del sábado.

La madrugada del domingo, reporteros y analistas ya había dado su punto de vista en las redes sociales; desde la obviedad de Carlos Loret diciendo que se trataba de un "notonononon", hasta medios y periodistas menos protagónicos que se ciñeron a los hechos sin editorializar.

Por la mañana corrieron los tradicionales memes que trivializaron la fuga relacionándola con cualquier cosa como: el ya olvidado "no era penal", imágenes de Mario Bros en un tubo verde o las princesas de Disney cantando "libre soy, libre soy".

Para la tarde el tema perdió fuerza y hasta se convirtió en motivo de mofa por las adolescentes seguidoras del grupo de pop "One Direction" quienes en una muestra de absoluta ignorancia sobre la relevancia del hecho crearon el hashtag #ChapoMexicoNeeds1D para pedirle al narco que pague y traiga al grupo al país.

En la cuenta @ElChap0Guzman que se atribuye ser la del líder del cartel de Sinaloa, los tuits no han parado desde el escape comenzando con un "No hay jaula para este chapo (sic) tan grande" siguiendo con mensajes como "De vuelta con mi familia, gracias a mis hijos @_AlfredoGuzman_ e @IvanArchivaldo hoy la estoy contando, hay chapitos (sic) para rato".

Suponiendo que quien administra la cuenta sea el propio Joaquín Guzmán, se dio el lujo de amenazar a Donald Trump quien lanzara en Estados Unidos un "se los dije" para reforzar sus declaraciones de semanas previas respecto a la corrupción en México (aunque nada ha dicho de que "El Chapo" es norteamericano de nacimiento).

Pasaron lista los opositores al gobierno de Peña Nieto, se apresuraron a destacar el hecho y culpar o insultar (como ya es costumbre en estos usuarios) buscando generar mayor animadversión hacia la figura presidencial priista que, dicho sea de paso, se limitó a dar un mensaje bastante sin chiste desde Francia.

Destaca la cobertura de los reporteros para sus respectivos medios, permitiendo tener una imagen más clara de los hechos y observar que muy poco o nada se habría podido prever para evitar que la fuga ocurriera.

Es obvio que la imagen de Peña Nieto queda golpeada (lo hizo notar la BBC), menos evidente es que la gestión de crisis en redes fue inexistente —como ya es costumbre en el gobierno federal— y con la Presidencia desaparecida de las redes, el golpe de percepción se magnifica. "El Chapo" está libre, se burla y no hay uno en el gobierno federal que sepa qué hacer para responderle. Ese es, también, un hecho innegable.