De medios y otros demonios

Cuidado con los “bots”

Desde hace poco más de un par de semanas, algunos clientes y conocidos se me han acercado para preguntar sobre la compra de "bots" para sus cuentas de redes sociales porque se los dijo un "asesor". Mi respuesta es siempre la misma: aléjate de esa persona, corre lo más rápido que puedas y cuéntaselo a quien más confianza le tengas.

No es para menos. Los "bots" son cuentas ficticias que se crean de manera automática a través de un "robot de programación" (de ahí su nombre), se usan para falsear las métricas de popularidad e intentar alterar las de influencia; aunque ya no es tan sencillo.

Surgen como negocio alrededor de 2010 cuando, gracias a la presencia de Twitter y su rápido impacto en los medios informativos, se pensaba que quien tenían más seguidores contaba con mayor influencia en la red social y sus tuits eran considerados con mayor peso.

Pero las redes y su estudio han evolucionado desde entonces. En 2011, un estudio de Yahoo, en conjunto con investigadores de la Universidad de Cornell en Estados Unidos, reveló que popularidad e influencia no van necesariamente de la mano y, más aún, que alguien con mucha popularidad pero poca interacción afecta negativamente su influencia.

No obstante esta situación, hay "asesores" que recomiendan a sus clientes comprar paquetes de "bots" y así subir su número de seguidores y parecer más influyentes en las redes sociales; sin embargo, hay múltiples razones para no hacerlo e, incluso, desconfiar de ese asesor.

1. Comprar "bots" es la mejor forma en que el supuesto asesor engaña a su cliente. El trabajo del asesor es diseñar estrategias y construir un storytelling que interese a los usuarios de las redes, si compra "bots", hace pagar a su cliente para engañarlo sin que él haga el trabajo por el que cobra.

2. Para políticos: los "bots" no votan. Para comercios y empresas: los "bots" no compran. Para las instituciones: los "bots" no son usuarios ni beneficiarios. Entonces ¿para qué los quieres?

3. Hoy en día no solo se mide la popularidad, también presencia, influencia y reputación ¿qué reputación espera tener una empresa, funcionario o institución que engaña a sus seguidores para hacerse pasar por más popular?

Comprar "bots" solo garantiza una cosa (probada en múltiples casos): tu estrategia de comunicación va a fracasar y todas las decisiones que tomes con base en la retroalimentación de tus redes serán equivocadas porque provienen del autoengaño, triste pero cierto.