Daños colaterales

“Soy un perseguido de Ortega”: Ernesto Cardenal

"Ahora todo el mundo se está enterando —me alegra mucho esto— de que en Nicaragua yo soy un perseguido político, me persigue el gobierno que tenemos, la pareja presidencial de Daniel Ortega y su mujer [Rosario Murrillo]. Ellos son los dueños del poder, de todos los poderes de Nicaragua". Con estas palabras, el poeta y sacerdote nicaragüense, Ernesto Cardenal, de 92 años recién cumplidos, se refirió al acoso que sufre de parte de la justicia de su país, que insiste en una demanda contra Cardenal por 800 mil dólares; demanda de la que ya había sido absuelto en 2010.

Cardenal hizo estas declaraciones en una videoentrevista el miércoles para el periódico en línea Confidencial (www.facebook.com/confidencial.com.ni/videos/10154793752836005), a cargo del periodista Carlos Fernando Chamorro, otro fuerte crítico de la deriva dictatorial en Nicaragua desde que Ortega volvió al poder en 2007, tras la derrota de la revolución sandinista (1979-1990). Cardenal, ex ministro de Cultura de la revolución y el más importante poeta vivo de la patria de Rubén Darío, añadió: "Y ese poder [de los Ortega] está ahora contra mí. No tengo ninguna defensa más que Dios, que no me desampara. Y tengo la solidaridad también de mucha gente, que me está acompañando en este momento. Pero no puedo decir más que esto, porque como es una dictadura yo no puedo hablar más".

Bosco Centeno, poeta y estrecho colaborar de Cardenal, dijo a la agencia alemana de noticias DPA que desde México y otros países le están aconsejando al sacerdote trapense "pedir asilo". Cardenal viajará el 4 de marzo a Alemania para recibir el doctorado Honoris Causa en la universidad de Wuppertal. Desde 2007, ha afrontado cuatro juicios por un litigio de propiedad en Solentiname (sur), isla donde hace 40 años fundó una comunidad de pintores y poetas opuestos al dictador Anastasio Somoza, derrocado en 1979.

"Al poeta Cardenal se le absolvió en 2010 y ahora vuelve a salir un edicto absurdo. Aquí estamos todos los nicaragüenses para abrazarlo, para recibirlo en nuestras casas y defenderlo como merece", dijo su amiga y poeta Gioconda Belli, que junto al escritor Sergio Ramírez ha encabezado las protestas contra el acoso a Cardenal.