Daños colaterales

La "grilla" contra Petro (o qué malsano es Álvaro Uribe)

Un “golpe de Estado” en su contra denunció el beligerante alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, 53 años, ex guerrillero del M-19 elegido en 2012 para gobernar la capital del país, de 7 millones de habitantes, pero destituido e inhabilitado ayer “por 15 años” por el procurador general de Colombia, Alejandro Ordoñez, un incondicional del ex presidente Álvaro Uribe y “un fascista”, según palabras de Petro en entrevista con la agencia española EFE.

El líder del Movimiento Progresista adelantó que acudirá a la Convención Americana de Derechos Humanos (CIDH-OEA) porque “han violentado” sus derechos políticos y porque la inhabilitación “se levantará cuando ya esté muerto”.

Petro, quien ayer llamó a la movilización ciudadana pacífica contra “este golpe a la gente de paz”, destacó que su destitución lleva un mensaje escondido para los negociadores del gobierno y las FARC en Cuba “y también para la juventud, en el que el procurador les advierte que no es posible cambiar Colombia por la vía pacífica”.

La decisión de Ordoñez “envía un mensaje hacia La Habana, hacia América Latina, porque quieren demostrar desde la extrema derecha que no es posible el acceso pacífico al poder”. “Pero estoy convencido —añadió—, que este pueblo que hoy llena la plaza (Bolívar en su apoyo), la solidaridad internacional y la justicia nacional y convencional nos ayudarán a resarcir este golpe de Estado.”

El también ex senador, que como tal develó los lazos de políticos con las paramilitares de ultraderecha —entre ellos el propio Uribe, el principal obstáculo hoy para la paz en Colombia— insistió en que lo esencial es “detener las decisiones del procurador para que se fortalezca en la juventud la idea de la paz, no de la violencia”.

Ordóñez representa a “una élite muy atrasada, feudal, dueña de la tierra, muy ligada al narcotráfico” que boicotea la paz, ya que “les quitaría poder (y) la riqueza acumulada en forma fraudulenta”.

Sobre sus opciones para recuperar la alcaldía, Petro habló del recurso popular de la “tutela” y de la Corte Constitucional, pero en su contra juega la polarización del país frente a las presidenciales de mayo de 2014, donde Santos busca su reelección.