Daños colaterales

Que no se queje entonces Netanyahu si aumenta el antisemitismo

Mientras el gobierno israelí intentaba ayer matizar el tuit de su primer ministro que el sábado felicitó con todas las letras la construcción de un muro entre EU y México como el que Israel erigió hace casi 15 años frente a Cisjordania —“El presidente Trump está en lo correcto. Yo construí un muro en la frontera sur de Israel. Detuvo toda la inmigración ilegal. Gran éxito. Gran idea”—, el propio Benjamin Netanyahu avanzó ayer en su propósito de acelerar la colonización en los territorios palestinos de Cisjordania y Jerusalén Este envalentonado por la presidencia de Trump. Así, anticipó al consejo de ministros que hoy presentará ante el parlamento un proyecto de ley que busca legalizar entre 2 mil y 3 mil viviendas construidas por Israel en terrenos privados palestinos en Cisjordania. Para la ONU, Cisjordania debe ser la base de un futuro Estado palestino junto con Jerusalén Este y la Franja de Gaza.

Netanyahu, según un comunicado de su oficina, aseguró que “la ley busca impedir los reiterados intentos para atacar los asentamientos” de parte de los palestinos, omitiendo de manera descarada el hecho esencial de que, en todo caso, los palestinos estarían en su derecho de atacar a los ocupantes israelíes —cerca de medio millón de colonos o más ya— que siguen usurpando sus tierras so pretexto de que ahí eran las bíblicas “Judea y Samaria”. 

También reafirmó su deseo de ver la embajada de EU trasladada de Tel Aviv a Jerusalén, a sabiendas de que como advirtió recientemente el ex secretario de Estado de EU, John Kerry, tal acto puede desencadenar una “explosión absoluta en la región”. Israel considera a Jerusalén en su totalidad, incluyendo el sector Este anexado a los palestinos en 1967, como su capital indivisible, por lo que cuando Netanyahu afirma como insistió ayer que “Jerusalén es la capital de Israel” y estaría bien que no solo la embajada de EU sino “todas las embajadas hicieran lo mismo”, está dando al traste con 70 años de consenso internacional.

“Sería una señal definitiva del fin de los movimientos para lograr la paz entre israelíes y palestinos”, comentó ayer la cadena CNN.