Daños colaterales

Siempre le queda a Obama la “opción nuclear”

Ante el riesgo de una “interrupción masiva” de la economía mundial por la crisis del presupuesto en EU, según advirtió ayer la jefa del FMI, Christine Lagarde, el legislador demócrata Dick Durbin no descartó la excepcional alternativa parlamentaria en el Congreso de Washington conocida como la opción nuclear, que permitiría al Senado, bajo control demócrata, aprobar el aumento del techo de la deuda federal en 1.1 billones de dólares antes de la fecha fatídica del 17 de octubre —cuando dentro de tres días (si no es que desde ahora) el Estado ya no tenga un solo dólar para enfrentar sus deudas internas y externas.

La opción nuclear permite cambiar las reglas de votación en el Senado, con lo cual se impide que sea la Cámara de Representantes, con mayoría republicana, la que tome la decisión final sobre el funcionamiento del gobierno federal, cerrado parcialmente desde el 1 de octubre por falta de acuerdo sobre el presupuesto fiscal para el ciclo 2013-2014, que comenzó ese díay también sobre el techo de la deuda, cuando el planeta está en vilo ante el escenario de que EU se quede sin fondos (default) por primera vez en su historia.

Los republicanos acusan a Obama de haber disparado la deuda en seis billones de dólares extra, pese a haber acusado éste en 2008 a su predecesor George W. Bush de “antipatriota” por disparar el gasto público en cuatro billones durante su doble mandato (2001-2009), al calor de las prolongadas —y perdidas— guerras de Irak y Afganistán.

Según Obama, el efecto que tendría sobre la economía de EU y el mundo entero el hecho de que el país se quede sin dinero para cumplir con sus facturas sería el de una “bomba nuclear”, en caso de que los republicanos no permitan antes del miércoles aumentar la capacidad financiera del Tesoro, algo que Obama sí logró abortar en 2011, aunque la pulseada con los republicanos hizo que la calificadora Standard & Poor’s rebajara la nota de solvencia del país.

Según el senador republicano Ron Paul —uno de los presidenciables para 2016— su partido ofreció a Obama “13 compromisos” que éste rechazó porque suponen ceder en su principal reforma, el Obamacare.